close
ESPOSICIONES EN MADRID (y III)

ESPOSICIONES EN MADRID (y III)

2012-09-12327Visitas

Una mañana nel Muséu del Prado da pa muncho y nun da pa nada. Da pa repasar dos esposiciones temporales y ver dalgunos cuadros de la coleición permanente que teníemos ganes de revisar, pero nun da pa ver otros munchos que nun se cansa un de ver. De les esposiciones temporales prestóme bastante la de «El último Rafael», sobre too por ver los trabayos del so taller nel que tuvo trabayando a varies decenes de collaboradores. De toos ellos destacó, con lluz propia, Giulio Romano que llegó a convetise nun pintor cotizáu. Pero inclusive pa un «lego» como yo, resultaba mui nidia la diferencia ente’l taller y el maestru, sobre too en temes d’anatomía, dacuando non mui bien llograda. La segunda esposición temporal «Murillo y Justino de Neve. El arte de la amistad», amuesa la collaboración ente’l pintor sevillanu y un de los sos «mecenes», que lu promocionó ente distintes instituciones, civiles y eclesiástiques, pa colocar les sos pintures: Iglesia de Sta. María la Blanca, Hospital de los Venerables Sacerdotes, etc. Murillo, pola so parte, premiólu cola so amistá y con un preciosu retratu que tamién s’espón, pal mio gustu un de los meyores. En conxuntu, 17 cuadros, dalgunos de gran tamañu, que dan una visión de la perfeición del pintor de «les Inmaculaes». Interesante de ver. A la fin, dimos una revolada polos fondos permanentes d’El Prado, aparándo en dalgunos cuadros que queríemos volver a ver y otros nuevos, como «La Gioconda del Prado» que, a un non especialista como yo, prestó-y más que l’orixinal, quiciás porque cuando lu vi taba nuna urna y arrodiáu por xaponeses per tolos llaos.

La última mañana dedicámosla a ver, nel Muséu Naval, la esposición «No fueron solos. Mujeres en la conquista y colonización de América», que a mi interesábame sobremanera dende qu’escribiere «Las aventuras de Inés Saldaña y como ayudó a Colón a descubrir América». La esposición ye mui probe, con unos cuantos paneles y pocos oxetos físicos de la época. Tampoco el vidiu que se proyeuta val gran cosa. Un poco deceición. Compensámosla volviendo a ver el maraviosu Mapamundi de Juan de la Cosa, del añu 1500, el primeru nel mundu nel qu’apaecen les nueves tierres descubiertes, y que ye una de les xoyes del Muséu. Paga la pena allegase hasta ellí, sólo por velu.

Y esti ye’l resume d’un bien aprovecháu viaxe a Madrid y lo que se m’ocurre al rodiu de les esposiciones que pudimos ver y esfrutar. Y ye que, dacuando, hai qu’abrir les ventanes y asomase un poco a ver lo que se fai perehí. Siempre s’arriquez un.