close
Europa, ¡alón!

Europa, ¡alón!

2011-05-141487Visitas

dinamarcaLa decisión del gobiernu de Dinamarca de volver a les fronteres interiores, nun xestu d’apaciguamientu hacia la ultraderecha del país, supón el certificáu de defunción de la Europa na que munchos teníemos puestes les nuestres esperances. Ta claro qu’esto nun tien igua. Nun tien igua la idea d’una Europa xunida, solidaria, motor industrial y económicu, pero tamién trubiecu de derechos ciudadanos, de defensa de los grandes valores de la civilización, de los derechos humanos, del cuidáu de los más débiles. La Europa que va quedando (y nun sé lo que durará) ye la de la insolidaridá, la de los mercaderes, la racista, la que nun ye capaz de falar con una sola voz, sinón que forma una «xaula de grillos» na que caún diz lo que-y paez y toma les medíes que más-y interesen, ensin mirar a quién perxudica o a quién ofende. Una europa obsesionada namás poles calificaciones de la deuda, de la prima de riesgu y del control del deficit. Como si se tratare d’una partida al «Monopoli», onde lo que importa ye únicamente ganar perres y, a ser posible, arruinar al restu.

Lo malo ye que, amás, les grandes deceiciones vienen de los paises nos que más nos enfotábemos, a los quebandera_de_la_ue suañábemos cómo imitar. Esos paises nórdicos, exemplares, cultos, primeros en toles escales educatives y de defensa de los derechos civiles. Primero fue la Suecia que denunció Henning Mankell, esa Suecia violenta y racista que nun conocíemos. Llueu la gran subida de la ultraderecha finlandesa. Agora la danesa. Que Francia y Alemania siempre fueron a lo suyo, y que nun podíemos tener nellos munchu enfotu yera cosa sabida. Pero qu’esos paises qu’un día fueron espeyu de xusticia y democracia dieren un vuelcu tan dafechu y se punxeren a la cabeza de la reaición, duel muncho. Siento tener sido tan crédulu y pensar que les vieyes «utres» europees, les caduques naciones que siempre guerrearon ente sí, podíen xunise pa formar daqué guapo ya importante. Ta visto que la Historia siempre nos da lleiciones y que’l carauter, inclusive’l d’un país, nun ye fácil de cambiar. Siguimos siendo guerreros y comerciantes. Los otros valores nun interesen. Europa… ¡alón!