close
Gracia Noriega

Gracia Noriega

2016-09-071062Visitas

LLeo na prensa la noticia de la muerte de José Ignacio Gracia Noriega, columnista de La Nueva España. Anque  llevaba un tiempu mui pacíficu, fue un de los señalaos militantes escontra la llingua asturiana, del grupu de los “sensatos y pensantes” que tantu dañu social ficieron al nuestru idioma. Hubo una época en qu’esa militancia llegó hasta l’insultu  personal, hasta’l puntu que l’Academia de la Llingua, agraviada un día sí y otru tamién, tuvo que presentar una demanda xudicial escontra él, en defensa del so honor (el de l’Academia, claro). La sentencia dixo una cosa curiosa, que les instituciones nun tienen honor, sinón solamente les persones, colo cuál dexó la puerta abierta pa poder insultar, por poner un exemplu, a la monarquía,  ensin que puedan facete nada por ello. Pero na sentencia –qu’entovía debo tener por casa- tamién s’acusaba –implícita o esplícitamente- d’empecinamientu al señor Noriega recomendando-y que cesara nos sos ataques, colo que d’entós p’acá, nun volvió a metese d’esi mou con nosotros.

Comigo tamién tuvo dalguna engarradiella personal, porque hacia los años noventa –creo- apaecieron unes pintaes metiéndose con él  y firmaes por “El merucu xusticieru”, nome cuya autoría intelectual reconozo (la banda d’El Merucu Xusticieru apaez nel primer llibru que yo escribí, “Les aventures de Xicu y Ventolín”) pero que yo inxamás utilicé pa talos menesteres y menos pa meteme con esi paisano.

Total que’l mio recuerdu d’él nun va a ser bonu y tengo de dicir, como dixi nel casu de Gustavo Bueno al rodiu de la so muerte, que tamién siento nun sentilo.