close
La política subliminal de «Cuéntame»

La política subliminal de «Cuéntame»

2014-03-22407Visitas

Cuéntame 1Sigo la serie «Cuéntame» práuticamente dende los sos anicios. Prestábame recordar fechos y emociones d’un tiempu que yo viví, a traviés de los güeyos d’una familia más o menos común. Ye llóxico que munches coses nun fueren coincidentes, pero eso yera lo de menos. Un terminaba garrándo-yos cariñu y siendo compliz de los avatares d’unos pás, unos fíos y una güela, colos problemes cotidianos y too ello endolcao nun marcu, munches veces protagonista y otres en segundu planu, d’unos fechos sociales y políticos.

Pero la serie lleva yá un tiempu con una deriva que nun me presta nada. Primero prescindiendo d’esi marcu referencial en munchos capítulos, precisamente nos años más decisivos, volcándose namás nes histories personales, y yá, nos caberos capítulos, faciendo una llectura manipuladora de la realida socio-política española. «Casualmente», el mayoritariu trunfu socialista nes urnes, del añu 1982, quedó esbayáu dafechu pues esi día ye’l de los «cuernos», les infidelidaes, los «atrapazos» de fíu y esposa, y el de la derrota y l’abandonu d’Adolfo Suárez. Too se vivió como una traxedia, nun día d’allegria y alborozu pa la mayor parte de la sociedá española, colos más de 10 millones de votos del PSOE que yeren cuasi el 50% de los votantes. D’eso dieron una pinceladina, pela puerta d’atrás, por aquello del qué dirán. Pero ye que, nel últimu capítulu, el del xueves 20, nunos díes que siguíen siendo de xúbilu, prósimu ya’l nomamientu de Felipe González como Presidente del Gobiernu, la noticia más importante que recueyen -el fíu mayor que ye periodista- ye’l de la disolución de Fuerza Nueva, un partíu marxinal onde los hubiere. Y pa ello, pónennos un cachu enorme del discursu de Blas Piñar delantre los sos fieles, poniendo a Fraga como gran factotum de la drecha española. Pa depués, una voz en off que dicía dalgo asina como: «Este fue el día que, de verdad, terminó la Transición». ¡Qué nun fadien! En tou casu, el día que daveres finó la Transición -si ye que finó- sería’l del trunfu del PSOE, non el de la desapaición d’un grupúsculu «ultra» allancáu na marxinalidá política.

Y pa más aquello, a un inspector de la famosa brigada político-social, reconocíu torturador y chivatu, paez queCuéntame 3 pretenden xustificalu porque diz «que lo hizo por España», non como los d’agora que nun-yos importa la patria. En fin, que se me quitaron les ganes de siguir viendo nuevos capítulos d’esta manipulada serie que, o los guionistes, que na dómina de la Dictadura yeren bastante progresistes,  tuvieron un fuerte ataque de «derechitis aguda», o ye qu’hubo órdenes de más arriba pa quita-y protagonismu a los socialistes y, d’aquella, al pueblu español. Seya como fuere la cosa: que lo sigan viendo ellos.

Leave a Response