close
Los asturianos castigaos «a divinis»

Los asturianos castigaos «a divinis»

2013-06-30475Visitas

chus--647x280Esi paez ser el sino de los asturianos católicos, ser castigaos «a divinis» col unvíu d’unos obispos autoritarios y ayenos al pueblu al que -nun lo escaezamos- tienen que servir. Primero fue’l «peñazu» aquel del Osoro, que caltuvo unes postures contraries a la llingua y la cultura asturianes, que exerció’l so poder de forma dictatorial y que, por ello, tuvo unes metedures de pata d’órdagu, como la so actuación nel tema de Valdediós y los sos monxos. Salió-y el tiru pela culata, pero eso a él, agora lloñe d’equí, trá-ylu al pairo. Que s’arreglen como puedan.

Y depués d’esi elementu, lléganos esti otru que dalgunos saludaron con allegría porque creo que dixo «ye» nel so primer discursu y entendíen que eso amosaba’l so interés polo propio, polo llariego. Sí, sí… Esti paez tan facha, o más, que l’anterior, cargándose les xornaes entamaes polos grupos de cristianos de base porque nun-y prestaben los ponentes. Yeren demasiao revolucionarios. Y agora enprimó una campaña de llimpieza ideolóxica escontra sacerdotes que lleven años exerciendo’l so ministeriu, colos parabienes de la comunidá cristiana a la que sirven. Hai que los separtar, nun sólo de la so misión pastoral, sinón mesmamente de les clases de Relixón qu’imparten en dalgunos institutos, nuna actuación más propia de Torquemada que d’un obispu comprometíu y modernu, acordies a los nuevos tiempos. El Padre Chus, que ye la so última víctima, fue despedíu con llárimes nos güeyos polos feligreses de la mariña maliaya, avezaos a los sos mensaxes evanxélicos siempres enraigonaos nos verdaderos problemes de la xente. Y penriba, llanzando unaSanz Montes «viscosa» acusación al rodiu de les sos inclinaciones sexuales: «Son una mafia de reprimidos», retruca don Jesús Menéndez, el padre Chus, a esa acusación. Y amiesta: «Ellos van de viaje con la visa oro, y otros damos nueve misas diarias». La idea ye que nun va a cruciase de brazos al ver cómo lu separten de les sos funciones.

Nun sé cómo finará tou esti enguedeyu, pero lo que yá quedó más nidio que la mantega ye que tampoco los asturianos pintamos nada nos aspeutos relixosos y pastorales. Enantes, cuando yéremos una comunidá con puxu y un exemplu en munches coses pal restu l’Estáu, mandábennos obispos como Tarancón o don Gabino. Agora que nun pintamos nada en nengún sitiu, aprovechen pa mandanos estos «retales» que dexen bien clara la so catadura moral: el más ranciu conservadurismu relixosu. Y ye que la crisis asturiana algama hasta lo más íntimo: les creencies relixoses. Una reflexón pa finar. Lleo nos papelos un titular d’una fras de Zapatero: «Parte de la salida de la crisis depende de la unidad como país». Xusto lo que dalgunos venimos diciendo pal casu asturianu, sólo que con cuarenta años de retrasu. ¿Tomarán nota los de la FSA y el restu los partíos políticos o siguirán considerando que lo que nos xune, la llingua, la cultura, los vezos… lo que nos fai pueblu, ye namás un asuntu de folklore?