close
Los «otros» Vicentes (IV)

Los «otros» Vicentes (IV)

2010-06-17Vicente Ferrer488Visitas

vicente-ferrerEl «vicente» del que quiero escribir güei ye un de los más entrañables pa min. Llamábase como un famosu santu, San Vicente Ferrer, que siempre me dio munches allegríes porque, al ser el día de la mio onomástica, mios pás siempre me regalaben coses guapes qu’entá recuerdo con ciñu. Per otru llau, esti santu nunca nun fue de la mio devoción porque yera un poco «gafe». Andaba perehí predicando’l fin del mundu y la llegada del anticristu, y arrodiábase de grupos d’esos «flaxelantes» que, nun sé por qué motivu, pasaben el día dándose güelpes con un llátigu. Y ye qu’hai gustos pa too. Pero del que quiero escribir güei ye d’otru Vicente Ferrer, catalán, solidariu, lluchador de la causa de los probes, y que llevó les sos creyencies hasta les últimes consecuencies.

Esti Vicente, nació en Barcelona en 1920, y con 16 añinos tocó-y combatir na Guerra Civil española nel bandu republicanu, naquella quinta llamada «La Quinta del Biberón». Finada la guerra, arreglóseles pa estudiar la carrera de Drechu pero, en realidá, yá sintía la llamada del trabayu colos probes, colos desheredaos de la diosa Fortuna. Como los Xesuítes teníen misiones na India, pa ellí se empobinó depués d’ordenase sacerdote. La so intelixencia natural y les sos ganes de trabayar, ficieron que en Bombay entamase un curiosu sistema de trabayu qu’abrió munches conciencies y xeneró una pergrande solidaridá. Con pequeñes cantidaes económiques y dalguna d’axuda téunica, consiguió que los campesinos tuvieren agua pa los sembraos, y d’esi mou, que pudieren llueu devolver el préstamu ensin intereses.

Como yera d’esperar (por desgracia), eso llevantó les rocees de los que manden en toes partes: caciques, políticos, empresarios corruptos, financieros. Total, en 1968 espulsáronlu del país. Y como les desgracies nunca nun vienen soles, tamién tuvo problemes colos Xesuítes. Total que nel añu 1970 salióse de la orde. Fue lo meyor que-y pudo pasar. Volvió a la India, con un permisu especial d’Indira Ghandi, y creó la fundación que lleva’l so nome. Ellí, nuna de les estayes más probes del país, consiguió facer, d’un desiertu, una tierra cultivable. Punxo en marcha escueles, y pequeñes unidaes sanitaries. Too ello, como siempre, col acosu de políticos llocales y otra xente de mal vivir que nun lu dexaben en paz. Pudo con toos. Casóse con Anne Perry, una periodista que lu axudó dende los anicios, y llevó a los tribunales a tolos que-y facíen la vida imposible, queriendo inclusive encarcelalu, consiguiendo un fallu favorable que sentó xurisprudencia. Un movimientu popular  que s’espurrió por varios paises (Italia, España, Norteamérica, Alemania, India…) algamó más de 25.000 firmes pa que-y concedieren el premiu Nobel de la Paz. Pero los suecos ficiéronse los «idem» y nun-y lo concedieron. Salvó, porque depués de tenelu Kissinger sedría un desprestixu pa él. Yá en 1996 creóse n’España la Fundación Vicente Ferrer, pa asina asegurar los ingresos económicos que necesitaba pa siguir el so trabayu na India. Y d’esi mou continuó col so gran llabor hasta’l mesmu día de la so muerte, el pasáu añu 2009. Pero’l so patrimoniu queda: un equipu de 1.900 persones y el sofitu de más de 140.000 collaboradores. El so pasu pela tierra nun fue de baldre y, si hai cielu, ellí tará al llau del de la Barba Blanco mirando con una sonrisa como medra’l so llabor. ¡Un abrazu tocayu!vferrer1