close
Mandela: un paisanu

Mandela: un paisanu

2013-12-09nelson mandela512Visitas

mandelaHai una espresión mui asturiana que vien a reconocer a los homes qu’atropen pa sí determinaes cualidaes: ser xente de bien, tener pallabra, ser cabal, tener dignidá, nun engurriase frente a los poderosos… Cuando dalguién lo axunta too dizse: «esi ye un paisanu». Tamién se matiza: ye un paisanu que se calza pelos pies. Pues bien, pa falar del recién fallecíu Nelson Mandela podríen enllenase munches páxines de periódicu, tal y como ta faciéndose en tol mundu. Yo, modestamente, definiríalu cola nuestra espresión asturiana: yera un paisanu.

Pero penriba de toles sos cualidaes, inclusive del fechu de ser la persona que lliberó al so pueblu, a los negros, del inxustu «apartheid» que sofrieron dende’l so nacimientu como país, lo que yo más valoro ye que fue un home ensin rencor. Y ye que, qué difícil tien de ser pa una persona que tuvo 27 años na cárcel, salir d’ella ensin ánimu de revancha pa colos sos captores, pa colos que lu tuvieron enzarráu ente cuatro murios cuasi tres décades. Mandela punxo siempre percima de los sos intereses, de los sos petites, l’ interés del so pueblu, el bientar de los suyos: los primíos, los marxinaos. Y llogró facelo ensin descargar la so roxura sobre la minoría blanca que lu caltuvo fuera del mundu cuasi trenta años.

Mandela ye’l trunfu de la paciencia, de l’astucia nel sen más positivu de la pallabra. Pero tamién de l’aplicación cristiana de nun pagar al mal col mal. L’evanxeliu, que tan poco lleen los de la Conferencia Episcopal o los Obispos como esti facha d’Asturies, diz que nun hai qu’aplicar el: «güeyu por güeyu», sinón qu’hai qu’amar a los enemigos. Yo nun sé si Mandela yera relixosu, nin m’importa. Sé que él, cuando pudo, nun emplegó la Llei del Talión colos blancos, sinón que llevó alantre una política de reconciliación nacional y lo que paecía que podía acabar con un conflictu armáu, finó con un país más fuerte y más cohesionáu, anque colos naturales problemes qu’esti procesu arrecostinó. Fiel discípulu de les teoríes «Ghandianes», de la resistencia pasiva, fue un de los pocos premios Nobel de la Paz que lo mereció daveres. El mundu va a echalu muncho de menos. Yo tamién un poco. Descanse en paz Nelson Mandela: un paisanu.