close
Matáronla ente toos…

Matáronla ente toos…

2012-01-31Eleiciones anticipaes434Visitas

parlamento-asturias1L’anuncia del pieslle del Parllamentu Asturianu y la convocatoria de nueves eleiciones autonómiques, recuérdame a aquel chiste, que siempre me fizo muncha gracia, nel que fallen los motores d’un avión y ésti baxa en picao ensin nengún control. Y un pasaxeru entrúga-y cándidamente al Capitán: «Capitán, ¿qué vamos, a tomar tierra?». Y el Capitán repónde-y: «¿Tomar tierra? ¡Vais fartavos d’ella! «. Y ye que nesti momentu los asturianos tamos, por mor d’una clas política dafechamente incapaz, a puntu de fartanos d’eleiciones: na menos que tres, en diez meses.

La única xustificación que tien la esistencia de los políticos, de que los votemos, y de que deleguemos nellos la cuota de soberanía que nos pertenez (nun escaezamos que la soberanía reside nel pueblu), ye pa que resuelvan los problemes. Toos nun podemos gobernar (dalgunos nin queremos), y por ello, arbítrense unes minoríes que nos representen y nes que delegamos el nuestru poder. Quier dicisise, qu’eses minoríes lo único que faen (y nun ye poco) ye representar les distintes tendencies qu’hai na sociedá, na forma porcentual en qu’eses tendencies s’espeyen pente medies de los votos. Pero nel casu asturianu hai que llegar al comencimientu  de qu’esos partíos políticos, toos, en llugar de resolver los problemes, tán convirtiéndose ellos mesmo nel problema. Y ye que nun se puen facer peor les coses.

La llegada de Francisco Álvarez Cascos a la política asturiana produxo un cambiu de tal altor, que los partíos quealvarez-cascos tradicionalmente se repartíen el poder quedaron descolocaos dafechu. A tal puntu, qu’entovía nun fueron a colocase.  El trunfu de Foro fue nidiu, pero apertáu, y la dubia plantegose nel sen de si sedría suficiente pa poder gobernar. Ún, dientro de la so inocencia, camentó que, ente les dos fuercies de dereches, el PP y Foro, diben a llegar a dalgún tipu de pautu pol que, cola entrada o non de los primeros, nel gobiernu de los segundos, se facilitare un ciertu grau de gobernabilidá. El bien del País lo desixía, y yera’l momentu en que la clas política debería tar al altor de les circunstancies. Que la cosa nun yera imposible amuésalo’l fechu de que na ciudá más poblada d’Asturies, Xixón, les coses ocurrieron asina. Pero, ¡ai, amigu!, a nivel nacional (de la nuesa nación) bien ceo sacáronse les «navayes» a rellucir y en llugar de falar civilizadamente y llegar, na midida en que se pudiere, a alcuerdos, lo que se fizo fue lluchar encesamente por acabar col contrariu. Pol so llau, el restu la oposición (PSOE ya IX) volvió a prauticar lo que ya tuviere fecho cuando’l «casu de Marqués»: ye dicir, eso tan suicida de «cuanto peor, meyor». O «déxalos que se maten que nosotros salimos ganando», ensin tener en cuenta qu’ellos saldrán ganando, pero Asturies sal perdiendo.

Porque ¿cúal de toos estos partíos miró palos intereses d’Asturies? ¿Cuál d’ellos tuvo en cuenta la pésima situación del nuestru País, allancáu nes cotes más baxes en tolos índices estatales, con un nivel de paru que mete mieu? ¿Cuál quixo que prevalecieren los intereses xenerales penriba de los suyos particulares? ´¿Dígolo? Nengún d’ellos. Ye cierto que’l partíu de Cascos nun fizo les coses bien. Nun sólo eso, sinón que dio la impresión (igual ye sólo eso) de que don Francisco taba esapaecíu en combate. Y tamién ye verdá que pa coses que, al mio xuiciu, pudieren ser entendibles, nun supieron guardar les mínimes formes democrátiques. Pero tamién lo ye que’l restu los partíos namás ficieron que «poner palos nes ruedes». Unos por una posible «venganza» escontra’l fíu pródigu, y otros por intentar xustificar los años de Virreinatu del señor Areces, con unos niveles de despilfarru y prepotencia inigualables.

bandera-dasturiesTotal que «matáronla ente toos, y morrió ella solina». ¿Y qué va a pasar agora? La reaición primera que se me vien ye la de dicir: «Comigo que nun cuenten». Nun toi dispuestu a siguir delegando la mio soberanía nunos partíos irresponsables, mezquinos y ayenos a los intereses del mio pueblu. Ellos nun quieren gobernar…, pues bien, yo tampoco quiero ser gobernáu. Tamos empataos. Si hubiere una abstención del 90 %, igual se preocupaben polo que pasaba y conseguíen llegar a dalgún alcuerdu. Tamos entovía en caliente, pero habrá que lo pensar.