close
Morrió Solar, el «Títaro»

Morrió Solar, el «Títaro»

2012-04-09351Visitas

calzadaDe xuro que a pocos-yos dirá dalgo esti nome y esti nomatu. Ensin embargu, hai determinaes persones ya instituciones que deberíen llamentar la so muerte. Julio Solar, el «Títaro», fue un grande del fútbol modestu. Y escríbolo asina persabiendo que pudieren paecer dos pallabres antitétiques, «grande» y «modestu». Pero nun lo son. Pue haber, y hai, grandeza nes coses modestes y nes persones que, dientro de les sos posibilidaes y les sos capacidaes dan lo meyor de sí mesmos.

Xugó a lo llargo munchos añós nel desapaecíu Club Calzada de fútbol, y tuvi la suerte de velu xugar unos cuantos de los años en que, siendo yo mozu, diba al Campu Los Fresno colos amigos: Alfredo, Yano, Olalla, Antonio… Yera tan grande la mio afición futbolera que recuerdo tener dío dalgunos díes, pela mañana a Los Fresno y pela tarde al Molinón. Pocos, pero dalgunos. D’aquella el Calzada yera un equipu de media tabla na Tercera división asturiana. Pero xugaba bien al fútbol y daba munchu entretenimientu a los espeutadores. Tenía gran rellación col Sporting, de tal mou que munchos xugadores que xugaron nel Calzada, pasaron llueu al Sporting, y tamién, dalgunes «vieyes glories» del equipu de la ciudá, finaben los sos díes nel club fabril: Paco Miranda, Tono, Magdaleno, Garciona, Silvestre, Norniella… son dellos de los nomes que se me vienen a la tiesta nesti momentu, que militaron en dambos equipos.

Solar, pese a que yera’l más mayor de toos, rellumaba con lluz propia naquella xeneración de bonos futbolistes. Xugaba d’interior zurdu, que yera la pierna que meyor movía, y yera un superclase. Bon regate, desplazamientu en llargo y curtio, bon llanzador de faltes… nun yera goliador, pero avezaba a facer, siempre con criteriu, l’últimu pase de gol. Con xeniu y con garra,  y con esi aquel de mala lleche qu’hai que tener pa trunfar nel futbol, ensin embargu el «Títaro» nun llegó a trunfar del too. El Sporting se lo perdió, porque de xuru fuere un xugador mui aprovechable p’aquel equipu que militaba en Segunda y que fichaba abondes medianíes. Perxudicábalu, quiciás, el so aspeutu un migayín desgarbáu, desmadexáu, con unes pates curcies (al estil de Raul el de Madrid, pero más) que, ensin embargu,titero encartiaben-y pa ser un gran regateador.

Una de les últimes veces que lu vi fue l’añu de la fusión ente’l Círculu Popular La Felguera y el Racing de Sama, dos bonos equipos de la división que, superando rivalidaes, formaron el Unión Popular de Langreo. La suma de los dos llogró un verdaderu «equipazu», que se paseó pela categoría, sacando una estrapayada de puntos al siguiente y marcando más de 100 goles. Esi mesmu añu xugó la lliguilla d’ascensu y xubió a Segunda. Pues bien, esa temporada de 1961-62, enfrentóse al Calzada en «Los Fresno», y salió derrotáu por un tantéu d’escándalu. Creo recordar que fue un 6-2. La delantera del Calzada, con Alberto «el motorín», Merediz, Angelón y Morís, lo bordó, pero aquel fue’l partíu de Julio Solar, el Títaro, que fizo lo que quixo dando un espeutáculu, frente a aquel poderosu rival, del que depués de tantos años, entovía tengo memoria. Llueu tuvi un tiempu fuera de Xixón, el Calzada fusionóse col Pelayu de Xove pa formar l’ Unión Industrial, y Solar terminó colgando les botes. Güei lleo nel periódicu la so esquela, con 83 años. Nun sé que fue del restu de la so vida, y si fue o non feliz. Pero siempre recordaré aquel partíu nel que’l pequeñu y desgarbáu «Títaro», desarboló al Goliat de la categoría dando una lleición de fútbol. Que descanse en paz. (Na semeya de César, el Títaro ye’l que tien la copa na mano)