close
Na muerte de José Luis Iglesias

Na muerte de José Luis Iglesias

2012-02-27José Luis Iglesias601Visitas

jose-luis-iglesiasConocí a José Luis a finales de los años 60 (del pasáu sieglu, claro), y durante dalgunos años militamos nel mesmu sindicatu: la USO. Yo venía de Bilbao onde m’afiliare tando na Universidá, xunto col mio amigu José Manuel Agüera, y veníemos yá p’Asturies a siguir trabayando na clandestinidá y collaborando na llucha antifranquista. Había un piñu grande de xente importante nel sindicatu equí n’Asturies: Severino Arias, Eleuterio Bayón, Francisco Fdez. Corte, Aida Fuentes, Humberto Vallina, Mª Paz Puente, José Ramón García López, Manolo Hevia Carriles, Marina Moro, Pedro Sabando, el mesmu Iglesias… de los que recuerdo, asina penriba, los sos nomes, y Agüera y yo nun tuvimos nengún problema n’inxertanos y trabayar naquel grupu lluchador y reivindicativu.  Depués llegó la división de la USO, yá nos años 70, y la mayoría d’aquellos militantes dexamos la organización por motivos qu’agora nun vienen a cuentu. Él fue ún de los que siguió.

Pese a aquella división, l’amistanza con José Luis caltúvose, como nun podía ser d’otru mou, pol so carauter que nun conocía enfrentamientos, nin personales, nin ideolóxicos, y sé que lo mesmo asocedió col restu d’aquel grupu que tamién caltuvo les amistaes con Iglesias. Nun sé quién acertaría con aquella resquiebra que fue mui sonada. Agora yá nada d’eso importa, pero allégrome muncho que nun sirviere pa enemistanos.

Tiempu depués tuvi la oportunidá de rellacioname otra vuelta con él. Fue con motivu del conflictu de la empresa CRADY, onde trabayaba la qu’entós yera la mio muyer María Teresa González, ya Iglesias fue ún de los pocos que se moyó a favor de los trabayadores que protestaben escontra’l so despidu de la empresa. Un despidu traumáticu, pues fueron unos compañeros (los que teníen la mayoría nel Conseyu d’Alministración de la Sociedá Anónima Llaboral y que pertenecíen a la UXT) los qu’echaron a los sos propios compañeros a la cai. Aquello xeneró un enzarru nos llocales de la empresa, que duró dellos meses, y a onde acudíemos los familiares a comunicanos colos enzarraos. Pues bien, Iglesias fue un de los pocos sindicalistes conocíos que diba davezu perellí y trabayó daveres pela meyor solución del conflictu. Tuvimos xuntos n’antigua Comisaría de Policía de la cai Celestino Junquera, cuando teníen deteníes a varies trabayadores de CRADY, ente elles a Tere, por encadenase al tren Talgo y él, que yera mui conocíu, intermedió pa solucionar el problema.

Viénenme toes estes histories vieyes al conocer esti día la muerte de José Luis Iglesias. Un home íntegru, cosa mui difícil de ser y de caltener nel tiempu, y un bon militante obreru y sindicalista. Nunos tiempos en que se quier desllexitimar a los sindicatos y criticar lo que faen o lo que nun faen, bono ye recordar que gracies a persones como Iglesias, y a les lluches y la cárcel qu’otros munchos pasaron, podemos güei criticalos y gociar d’una sociedá llibre y democrática. Nun habría que lo escaecer. Y al bonu de José Luis desea-y que la tierra-y seya leve.