close
Na muerte de Roncero

Na muerte de Roncero

2016-12-13604Visitas

De chaval yera un atleta. Yera yo cuasi un neñu cuando diba a velu xugar al baloncestu a aquel Grupo Covadonga que tenía les instalaciones na Cai el Molín. Xugaba de pivot naquel equipu nel que tamién lo facíen Llana, Varela, Llaneza, Justo, Juanín Delgado… Daben espeutáculu. A él faltába-y un poco altura pa poder xugar nun equipu grande, pero suplíalo con saltu y velocidá. Yera capaz de garrar un rebote na so canasta y llegar corriendo hasta la del contrariu pa encestar. O salír al contrataque pidiendo’l balón colos sos gritos carauterísticos de «¡lanza!», o «¡echa!», que los compañeros yá conocíen y los contrarios padecíen. Llueu túvilu d’entrenador nel Corazón de María durante dos años, el primeru de los cualos proclamámonos Campeones d’Asturies infantiles. Tenía carisma y sicoloxía pa tratar a la xente ensin grandes aspavientos. Llueu pasóse al Balonmanu y ehí fue onde daveres trunfó y polo que más se lu recuerda. Más tarde, yá de mayores, por una actitú suya que non me gustó nada, pasé d’almiralu a dexar de saludalu. Ayeri enteréme del so fallecimientu. Tuviéreme prestao que les coses nunca nun cambiaren y poder da-y un últimu abrazu. Pero na vida cuenten otres coses amás del deporte. En cualquier casu, y en memoria  d’otros tiempos, deséo-y que la tierra-y seya leve a José Antonio Roncero. Un gran deportista.
(Na borrinosa semeya,  equipu de Baloncestu del Corazón de María na cancha del antiguu Peritos. Arriba: Oliva, Roncero, Madiedo, y Mieres. Abaxo: Silverio, Villares, Cuqui y Meana.)