close
Un homenaxe en vida

Un homenaxe en vida

2016-04-03462Visitas

Severino AriasLo malo de los homenaxes ye que suelen facese cuando l’interesáu yá nun s’entera. Cuando ta muertu o tan desgastadín que nun ye quién a esfrutalu. ¿Por qué esperamos tantu tiempu pa reconocer los méritos de dalguién que lo merez? ¿Tenemos mieu a que l’homenaxeáu nos diga: oiga, nun tenga cara dura, usté tuvo siempre a la escontra de tolo mío y agora vien con mandangues… Pues en dalgunos casos nun digo yo que non.

El casu fue qu’esti día ficímos-y un merecidísimu homenaxe a Severino Arias Morillo. Seguramente esti nome nun dira nada a muncha xente. La memoria ye flaca y amás hai  xente que  nunca nun quixo relumbrón, nin altos puestos vitalicios. Poro, esti homenaxe a Severino, exemplar lider sindical y un de los fundadores de la Unión Sindical Obrera, nun ye sólo pa él, como bien dixo Nicanor López Brugos, presentador del actu, sinón pa tolos lluchadores anónimos contra’l franquismu y en defensa de los intereses de los trabayadores. Anónimu, qué triste. El que nun tien nin nome. Severino fue un d’esos lluchadores anque non tan anónimu. Nos tayos y nes comisaríes yera bien conocíu. Por eso los  compañeros lu almiraben y la policía, y los xueces vendíos, lu metíen na cárcel. Tres años pasó na de Segovia, munchu tiempu en réximen d’aisllamientu. Una universidá pa él, onde tuvo tiempu de lleer y aprender lo que nun pudo facer na escuela, pues entró a trabayar siendo entovía un guah.e.

Conocí a Severino nos años de la USO, y pasé con él dalgunes anéudotes curioses. Yo venía de Bilbao, onde xunto a José Agüera m’afiliara l’últimu añu de carrera, y coneutamos equí n’Asturies col grupu fundacional: Severino, Francisco Fernández Corte (Paco «el de la boinona»), Aida Fuentes, Humberto Vallina, Mari Paz Puente, Marina Moro, Eleuterio Bayón, Manolo Hevia Carriles, José Ramón García López, Pedro Sabando… y unos cuantos más que sería mui llargo de retafilar. Años 1968 a 1974, tiempos difíciles de clandestinidá, onde la cosa taba n’ebullición y el franquismu entovía daba pergrandes rabotazos. Ellí se consolidó una bona amistá, como recordábemos ayeri nel Savanah. Lo que pasa ye que Severino, con otros militantes, decidieron nun congresu integrase na UXT, yá nel final de la dictadura y d’ehí los caminos dixebráronse. Agora, nesti homenaxe, estuvimos los sos compañeros de l’antigua USO y tamién un porretón de cargos importantes del PSOE y de la UXT, al puntu que más paecía un actu oficial que lo que nosotros pretendíemos, dalgo más íntimo: el Presidente de la Xunta del Principáu, Conseyeros y ex-Conseyeros (a min tocómo dalgún na mesa), dellos alcaldes, sindicalistes… y  representantes d’eso que se noma «la sociedá civil». En fin, espero que Severino, que taba mui emocionáu, lo  pasare bien por esti reconocimientu en vida y en bastante bon estáu. A min prestóme abrazalu y qu’al final, que lleó unos versos del gran Alberto Cardín, comentare que-y lu presentáremos «José Agüera y Oliva» porque ser amigu de Cardín tamién fue un lluxu. ¡Norabona a Severino! y que nos dure muncho años.