close
Una estocada política

Una estocada política

2010-07-31498Visitas

toros_1Anímame, un avezáu llector d’esti blogue (y ye qu’hai xente pa too), a qu’escriba dalgo sobre la prohibición catalana a les corrides de toros.  Nun suelo facer casu de les temátiques propuestes, porque una cosa guapa de los blogues personales ye la llibertá que te dan pa escribir lo que te preste, ensin tener que ser cautivu de los temes d’actualidá o de «rellumu». Esi poder dicir en cada momentu lo que te pida’l cuerpu, anque pa los demás seyan coses ensin importancia, o te separtes de lo correutamente político o de lo que piensa la mayoría. Pero les regles autoimpuestes tamién tán pa fendeles, asina que, ensin que sirva de precedente, voi facer casu al amable «blogueru».

Tengo, frente a los toros, una ñidia ambivalencia. Per un llau, amiéstome a los antitaurinos, como nun podía ser d’otru mou, por considerar esti, vamos llamalu espeutáculu, daqué sangrientu, torturaor, maltrataor y tolo que podamos echa-y a recostín, ya impropiu d’un tiempu nel que l’actitú colos animales tien de ser de total respetu. Bien ye verdá qu’esto pue facese estensivo a otros comportamientos col xéneru animal, dafechamente incorreutos, inclusive nos que nos sirven pa comer determinaes especies. Pero esi ye otru tema. Y per otru llau, dende pequeñu fuí atrayíu pol mundu de los toros, pol so «ritu», pola so estética, por esi xuegu ente la vida o la muerte, ente l’instintu y la intelixencia. Nun fai falta que se me diga que’l toru siempre lleva la peor parte, ta claro que ye asina. L’home siempre lleva la de ganar escontra l’animal. Naquellos tiempos nun había, o yo nun la sentía, la mesma sensibilidá qu’hai agora pa colos animales. Si non, los neños nun diríen tampoco a coyer ñeros, o a tirar col gomeru escontra los gurriones, actividaes compartíes por xeneraciones enteres.

El casu foi que yo diba a dalgunes Corrídes, coles entraes que-y sobraben a mio padre de regalar a los sos clientes y, en compañía de los amigos, dividíamos les nuestres preferencies ente Miguel Baez «El Litri», Diego Puerta o Paco Camino. O ente la seriedá de Santiago Martín «El Viti» y la incorreución d’aquel «Cordobés» que facía’l «saltu la rana» y al qu’odiábemos cordialmente. D’aquella conocía tol escalafón taurinu, y estremaba perbién ente una Verónica, una Chicuelina, o una Gaonera.

Ya va munchu tiempu qu’aquello aseló, y tengo’l comencimientu de que la «Fiesta» ye un espeutáculu en víes de desapaición, ante les nueves sensibilidaes de los tiempos que, por cierto, ven normal que s’asesinen a civiles en Afganistán, pero que nun se pue facer sufrir a un animal. Val, tamos d’alcuerdu. Pero ¿ye eso lo que pretende’l parllamentu catalán cola so prohibición? Abúltame que non. La sensibilidá ante determinaos fechos o situaciones ye siempre personal, non de partíu. ¿O ye que tolos nacionalistes son sensibles y los centralistes non? Paezme nidio que lo que se pretende ye separtase de lo que s’entiende como cultura «oficial» española. Diferenciase d’España, aprovechando’l tema de los toros. Lo mesmo podía facese una campaña contra’l «botijo», o contra «la Copla». Toi seguru de que parte de los que voten escontra los toros, diríen a dalguna Corrida, y al revés, parte de los que voten a favor, repúna-yos un espeutáculu tan sangrientu. Pese a esa supuesta «llibertá de votu», sigue habiendo disciplines y «qué dirán». Lo curioso ye que, amás, los toros pertenecen a la cultura mediterranea, esa que siempre invoquen los catalanes y que reivindiquen escontra la «carpetovetónica». Porque, ¿d’ónde vinieron los toros sinón de los pueblos mediterraneos?.bullfighting_is_cruel

Dende Asturies tenemos insignes opositores a los toros, ensin que se nos pueda tachar d’oportunistes. El propiu Xovellanos, como bon «puritanu», yera un enemigu acérrimu, y asina lo dexó dicho y escrito en delles ocasiones: «Es, pues, claro que el Gobierno ha prohibido justamente este espectáculo…». Pero ponese a reivindicar agora, miméticamente, lo mesmo que los catalanes, paezme que nun vien a cuentu. ¿Por qué nun se fizo primero, y más por un partíu que tuvo responsabilidaes de gobiernu?. Paez que quier aprovechase’l vientu políticu  que sopla, viéndose’l plumeru nun tema que pa nós, nun ye prioritariu ante los enormes problemes de toa frasca que nos sopelexen. Habrá que los priorizar y esti ocupa, al mio xuiciu, un de los últimos puestos de la llista. Nun sé si con tou esti rollu, contesté al amable blogueru. Seguro que non.