close
Xibraltar

Xibraltar

2013-08-15Xibraltar452Visitas

gibraltarTenía yo nueve o diez añinos y facía primeru o segundu de bachiller nel vieyu Institutu Xovellanos (d’aquella nun yera’ l «vieyu»). Recuerdo que nun llovía lo cuál, n’iviernu en Xixón, yera una novedá. Entraron unos paisanos na nuestra clas, falaron col profesor y ésti dixo: «Hala, que vamos de manifestación». Colamos d’ellí encantaos de «pirar» clas y punxéronnos formando unes files. Nun teníemos idea de qué yera too aquello pero díbemos contentísimos. Había unes pancartes que poníen «Gibraltar español» y otres coses que nun recuerdo, y los de camisa azul que diben delantre cantaben un canciu que principiaba asina: «Gibraltar, Gibraltar, avanzada de nuestra nación…». Seguro que’l canciu anda per internet. Pasémoslo fenómeno y con gana volver. Pero nun repitieron. Tiempo depués, ya mocín, «Los tres sudamericanos» cantaben en dalgún guateque, a ritmu de cumbia, aquello de «Gibraltareña, Gibraltareña, cruzaré La Linea para besarte junto al Peñón…». Y entovía un tal «José Luis y su guitarra», facha onde los hubiere, dábanos la pelma con «…esa es la verdad, toda la verdad, sobre Gibraltar…»

Y ye que Xibraltar ta metíu, dende que tengo (pocu) usu de razón, nel imaxinariu coleutivu d’unes cuantesmono-penon-gibraltar2 xeneraciones. Ye ésti, pues, un tema nel que ye difícil dicir dalgo nuevo y curioso. Ta tan masuñáu, tan manipuláu que lo meyor ye nun dicir nada. Pero, por embargu, dalgo habrá que pensar ¿non? Dalguna idea tendremos al respeutu, dalguna posición podremos tomar. La primer impresión ye que, por min, tendríen que perder les tres partes implicaes. Nenguna paez merecer que la solución se bancie del so llau. Los socesivos gobiernos españoles remanaron el tema al so interés partidista. Cuando teníen una situación d’acosu y derribu por parte la oposición, como ye’l casu d’agora mesmo, sacaben (saquen) la custión de Xibraltar pa entretener, pa distrayer, p’asoleyar esi ranciu patrioterismu de la xente y que se llante de la so parte: Una cortina de fumu. Qué dicir de los ingleses, que siempres ambicionaron facese col Péñón llográndolo en 1704, en que la plaza ríndese, pero al Archiduque Carlos. Y al cambiar les aliances europées quédense con Xibraltar (xunto con Menorca y Terranova… los «pasos», que los trayíen llocos) pente medies de los alcuerdos d’Utrech (1713). Unos alcuerdos que nidiamente incumplen dende tiempos inmemoriales. Nun tiempu en que n’Europa yá nun queden colonies, Xibraltar ye la última, por más que quieran llamalo d’otru mou. ¿Y los llanitos? Los llanitos son los «okupas» de la colonia. Dicen los ingleses que quieren respetar la so opinión, pero claro, eso dícenlo porque la so opinión ye siguir siendo ingleses, sinón yá veríemos. Los llanitos, como los ingleses, incumplen dafechu’l tratáu que se firmó nel sieglu XVIII, enanchando’l territoriu, garrando l’itsmu y reclamando unes agües territoriales que nun figuren en nenguna parte. Viven de la rapiña de los paraisos fiscales, estraperlen el petroliu n’alta mar y comercien con Dios y so madre, abellugaos embaxo les sayes de la Reina Corazones, como bonos fíos de la Gran Bretaña. Pese a lo que dicen del drechu d’autodetermín, la ONU nun-yos lo aprueba porque’l sitiu onde tán llantaos tenía dueñu y, nesti casu, prima’l drechu de retornu a España, si ye que los ingleses quixeren abandonalu nel so favor.

La cosa, según la columbro yo, ye complicada y quiciás habría qu’echa-y un poco imaxinación pa entamar a resolvela. Quiciás un estatutu especial, nel que se reconociere la soberanía d’España sobre’l Peñón y la nacionalidá británica pa la población. O una doble soberanía, inglesa y española, sobre la zona. Nun sé, yo nun soi (nin quiero ser) xurista, pero con bona voluntá podría haber maneres d’entendese respetando los drechos de toos pero, al tiempu, perdiendo toos dalgo del so drechu. Yá sé qu’eso ye un poco como la cuadratura del círculu, pero la otra opción ye siguir como hasta agora, manipulando el tema por toles partes. O seya, siguir ensin soluciones.