close
Un bon premiu Cervantes Chico

Un bon premiu Cervantes Chico

Acaben de concede-y estos díes el llamáu “Premio Cervantes Chico” al escritor valencianu Gonzalo Moure. Lo primero que se m’ocurre al respeutive ye dicir que vaya nome más poco prestosu pa un premiu importante. Lo de “Chico” nun lo llevo, valdríame cualquier otru rellacionáu con don Miguel menos esi. Dicho lo cuál, quiero da-y la mio norabona a Gonzalo que, pese al so orixe valencianu, ye cuasi un asturianu más, pues equí vive dende va munchos años. Tengo a Gonzalo por un bon amigu, pese a que nos vemos mui poco. Conocílu nos Alcuentros de Verines, l’añu que se dedicaron a la Lliteratura Infantil y Xuvenil que fue -creo recordar- nel 2003. Ellí me lu presentó Severino Antuña que fue conmigo representando a la lliteratura asturiana. Recuerdo perbien la so intervención nos Alcuentros, onde vieno a dicir que ye verdá que  la lliteratura proporciona emoción y gozu, pero que tamién requier un esfuerzu y una preparación previa, criticando a dalgunos “mediadores” que prometen gayoleramente a los rapazos felicidá y allegría cola llectura, lo que fai que llueu la dexen por entretenimientos menos “esforzaos”. Esos díes y, sobre too, la vuelta dende Verines a Xixón, a onde me traxo col so coche al enterase de que yo nun tenía, fizo que nos conociéremos un poco y que conxeniáramos bastante. Llueu caltuvimos intercambios epistolares, vía email, y puntuales felicitaciones navidiegues. Agora va yá un tiempu en que nun nos comunicamos por eses ausencies que da la ralura.

Gonzalo Moure ye un bon escritor y una bona persona. De los sos llibros quiciás el que más me prestó fue “Yo que maté de melancolía al pirata Francis Drake”, una guapa novela xuvenil. Y de la so obra solidaria como persona dicir que ye un gran militante de la causa saharaui (pero nun sólo d’esa) y que punxo en práutica idegues mui prestoses p’alendar a la llectura a aquellos neños y neñes desprovistos de cuasi too. Por too ello, repito, toi encantáu con esi premiu mal sonante que-y dieron y que dalgún otru añu fue a cayer a manes menos apropiaes. Pero eso ye otra cosa. Asina, pues, ¡norabona y un abrazu, Gonzalo!