close
Una esposición como símbolu

Una esposición como símbolu

invitacion-paco-abril-con-alma2Cuando daquién, pol motivu que seya, algama un determináu reconocimientu públicu o social. Cuando ye reconocíu por dalguna carauterística que lu tresciende, pasa, inclusive ensin querelo, de ser una persona a ser un personaxe. Nesi sen podría dicise que’l mio amigu Paco Abril ye un personaxe.

La so biografía trescurre siempre arreyada a la cultura. Una cultura que podríemos ponercollage-de-paco-abril con lletra mayúscula anque, curiosamente, la suya empobinóse siempre a los “minúsculos”. Ye dicir, a los neños (y equí incluyo’l términu “neños y neñes”) Nun fadría falta retafilar toes y cauna de les sos actividaes porque son de sobra conocíes: Escritor, cuenta-cuentos, animador cultural, asesor editorial,.. y munches coses más que, en cualquier otra comunidá menos “mezquina” que la nuestra, pondríenlu nun llugar mui altu na valoración social y cultural. En cambiu, a cualquier escritorín que publica dalgo en Madrid, como si eso fuere de por sí un méritu, ya lu asitien nun “pedestalín” lliterariu y cítenlu con almiración nos suplementos culturales de los periódicos llocales. Paco cumplió, va unes selmanes, el númberu 1000 del so suplementu “La oreja verde”, un espaciu de y pa los neños, y el reconocimientu fue más bien moderáu. 

Y agora, cuando yá ta xubiláu (del trabayu, que non del espíritu) sorpréndenos con una esposición artística que, sipaco-abril nun supiéremos de quién ye, pensaríemos que se trata d’un rapaz que ta empezando a crear, cola novedá, la illusión y el puxu del que-y queda toa una vida per delantre. La esposición titúlase: “Con alma de papel” y yá el títulu vien a danos la idea fondera de la mesma. Por si ficiera falta, la tarxeta d’invitación inclui un minipoema del propiu autor que diz: “Hay un árbol/ en el papel./ Lo veo crecer/ cada día/ entre mis manos” .   Nun quiero, y quiciás tampoco sabría, desvelaros el conteníu de la esposición. Hai que dir a vela al llocal “El arte de lo imposible”, en la cai Jacobo Olañeta númberu 10, d’equí de Xixón. Pero sí puedo diciros qu’hai nella imaxinación, esplosión de colores, figures simpátiques o inquietantes… y sobre too, un gran amor al papel. Esi vehículu col que los escritores y los illustradores vienen tresmitiéndonos los sos suaños, dende l’antiguu Exiptu (papiro-papel), hasta esta dómina na que tienen que lluchar, valientemente, escontra esos otros suaños que vienen endolcaos n’otra clas de vehículu: el dixital. Yo creo qu’esta esposición ye un símbolu de toa una vida empobinada a tres coses: a la cultura, a los neños y al papel. Y les tres tán perfechamente representaes n’ella. A ver si me dais la razón.