close
Albert Pla: los güevos o los paxarinos

Albert Pla: los güevos o los paxarinos

2013-10-18Albert Placensura553Visitas

albert-plaDe xuro que nestos momentos el cantante Albert Pla será un de los homes más felices del mundu. Ehí ye nada eso de que te censuren y te torguen una actuación por unes declaraciones tuyes. Yo siempre anduve en cata de que me censuraren dalgún llibru o dalgún artículu míu, porque eso date un aura de contestatariu, d’antisistema, de llibertá individual y de que «nun te cases con naide», pergrandes. Tuvi la mala suerte de que lo que yo facía, o yera mui ortodoxo o nun tenía’l «púlpitu» afayaízu pa que se notare. Nun ye’l casu de Pla.

Quiero dicir qu’a min eso de que ser español-y dea «ascu» tráime al pairo. O seya, que me dexa indiferente. Munches coses hai que me dan ascu a min y nun creo que por ello naide deba metese comigo. Másime cuando hai una fonda contradición nos términos qu’emplega, porque yo entiendo que Pla nun se siente español, polo que nun sé cómo pue sentir ascu de dalgo que nun ye. Pero, en fin. Nun digamos yá lo de que, a los xixoneses, obligaríanos a adeprender catalán «por cojones», cosa que yo taría dispuestu a facer de mui bon grau ensin que mediase nengún atributu sexual pente medies. El saber nun ocupa llugar. Los problemes principien cuando un quier ser mozu contestatariu y respondón, pero quier qu’otros-y financien les sos contestaciones y les sos rempuestes. Pa Albert Pla supongo que la so Nación ye Cataluña, o seya que cuando trabaya fuera ta faciéndolo nel estranxeru, y nun suel ser mui recomendable insultar a los habitantes d’esi otru país porque nun toos son tan comprensibles como yo. Háilos con mui mala lleche. Dalgún podría pensar que si diba a Cataluña, por poner un exemplu cercanu, y dixere que los catalanes-y dan ascu, non lu invitaríen a tomar ensaimaes na Generalitat.

En resume: Albert Pla tien tol drechu del mundu a dicir lo que-y pete siempre que nun fienda la llei. Pero tendrá qu’asumir qu’otros obren en consecuencia colo que dixo. Dalguién sentenció aquello de que «somos dueños de los nuestros silencios y esclavos de les nuestres pallabres». En cualquier casu, y dígolo ensin nenguna ironía, too esto de la suspensión va a veni-y perbién al cantautor catalán. ¡Menuda propaganda ye poner nel so «curriculum» que n’España-y censuraron una actuación por unes declaraciones na prensa! Pero, eso sí: pa socesives actuaciones tien que tener en cuenta esi vieyu refrán asturianu de: «O los güevos o los páxarinos». Les dos coses al empar nun pue ser.