close
De visita por colonies

De visita por colonies

2014-09-03Aisllamientu d'Asturies362Visitas

musel_ampliacion1Vieno’l secretariu xeneral de los socialistes a pasar revista a esti territoriu d’ultratierra, un de los dos con virreinatu del Psoe xunto con Andalucía. Los dos fortines del voto cautivu, del ñeru tradicional qu’hai que caltener. Y vieno pa resaltar lo bien que lo ta faciendo’l gobiernín, y cómo don Javier tien que siguir presentándose al cargu pa que too funcione a la perfeición.

Nun sé si don Pedro Sánchez ye fatu o quier facenos fatos a nosotros, porque nunca tuvo’l nuestru país nunos niveles tan baxos, tan desmoralizantes como agora. La comparación que se m’ocurre nesti momentu ye con Gaza. Non porque equí caigan bombes, como nel territoriu palestín, nin porque los  niveles de degradación de la vida ciudadana tean baxo cero, sinón pol aisllamientu que sofrimos. Ellí pol bloquéu de los xudíos, impuestu poles armes y poles muries, y equí pola incapacidá d’una clas política que lleva malgobernando esta Asturies, «patria querida», dende fai una estrapayada d’años. Y ye que nun hai día que pase en que la sensación d’esi aisllamientu, per tierra, mar y aire, nun seya más grande.

Per tierra, con un ferrocarril del sieglu XIX, a la espera de que fine esa famosa Variante (que ca día ye más «variante»), y ensin aprovechar otres posibilidaes que podríen tenese utilizao, mesmamente los Alvia, con una mayor racionalidá. A la escontra, cada vuelta mengüen más los trenes direutos a Madrid, y cada día, por tener el material obsoletu, hai más averíes y retrasos (cuando non tresllaos n’autocares) en cualquier viaxe por esti «llonxanu Oeste» del tiempu los colonos. Y pa siguir, porque entovía nun sabemos si se iguaron los problemes del agua nos túneles, nin que nuevos o vieyos problemes falten por solucionar.

Per mar, porque’l famosu Muselón nun traxo por sí solu nenguna meyora na esplotación de los recursos, como yá dixi repetíesTren veces dende este mesmu blogue. El problema nun yera’l tamañu,  sinón la falta de tráficos y la deficiente comercialización. Agora les coses agrávense col fraude d’esa autopista del mar qu’habría que bautizar como «la caleya del mar», esapaeciendo la comunicación con Irlanda, Inglaterra y Francia, otra vez aisllaos col Atlánticu.

Y per aire, onde un día tres otru dimiten les socesives llinies que nos comunicaben con Europa y con otros llugares d’España, y amás soportando, de les que queden, unos precios prohibitivos pa los probes que nun tengan más remediu que viaxar per esi mediu. Una tomadura de pelo.

¿Puen facese peor les coses? ¿Pue tenese menos presencia política y económica que’l Gobiernu Asturianu? ¿Nun-yos cai la cara de vergoña a esa clas política inepta que nos tien aisllaos del restu del mundu? Y ye que, amás, yo nun quiero comparame con Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, grandes ciudaes con pesu propiu, sinón mesmamente colos del nuestru tamañu y entornu: Coruña, Santander, Bilbao, San Sebastian… Toes elles perfeutamente comunicaes, per tierra, mar y aire. Al puntu que, pa garrar un vuelu a dalgún llugar del mundu, tenemos que desplazanos a cualquiera d’elles, y lo mesmo pa utilizar, agora sí, l’autopista del mar.

Poro, venir equí y agora a destacar les bondaes d’un gobiernu remisu, ensin idees, ensin compromisu col país, paez una burlla, como lo ye pedir que siga Javier Fernández como home del futuru. Y too porque equí garren unos votos incondicionales. Repito: incondicionales, o seya, ensin nenguna condición a cambiu. ¡Cómo nun van querer que sigan…! Y una entruga final a la xente asturiana, a eso que se da en llamar «el pueblu llanu»: ¿qué razón, y de qué clas hai pa siguir votando a esos inútiles que, añu tres añu, siguen gobernándonos? La entruga nun ye retórica, prestaríame que daveres me lo esplicaren. Igual ye que les coses entovía podríen facese peor, o qu’hai dalgunes virtudes que yo nun veo. Espero noticies.