close
José Manuel Feito

José Manuel Feito

2020-07-08Jose Manuel Feito177Visitas

Pasaron yá unos díes dende que m’enteré del fallecimientu de José Manuel Feito. Hasta agora nun pude sentame con un poco tiempu pa dedica-y unes pallabres, en tou casu fúnebres, claro. O más que fúnebres, de despidida que suena meyor. Conocí a Feito pente medies de María Teresa González que d’aquella diba a la clas de cerámica a la Escuela de Miranda, qu’él dirixía. Como siempres se destacó la figura de Tere como escritora o lluchadora nel mundu llaboral, poques veces se faló (igual por desconocimientu) de la so faceta como ceramista. Y ye que’l mundu de la cerámica yera mui queríu por ella, al puntu que cuando salía de trabayar la so xornada llaboral en Crady, a les 3 de la tarde, garraba a la puerta de la factoría, nel Cerilleru, un Alsa que paraba ellí y que diba p’Avilés. N’Avilés otru bus de cercaníes hasta Miranda onde asistía a la clas de cerámica negra que dirixía José Manuel, na so parte teórica, y Alonso como maestru ceramista. ¡Gran artesanu! Unos tres años debió durar esa asistencia, con unos viaxes mui cansaos, a la fin de los cualos Tere trabayaba perbién el barru y el tornu manual. Per casa tengo unes cuantes pieces de la so ellaboración.

Feito tenía estudiao muncho sobre l’antigua cerámica negra de la zona y fabricó unos guapísimos apuntes, cuasi manuscritos, onde dibuxaba les distintes pieces, colos sos nomes tradicionales y un comentariu sobre’l so usu y aplicación. Fotocopiaos, yeren el material teóricu qu’acompangaba les clases práutiques del ceramista Alonso. Un prestosu trabayu d’investigación y actualización. Dalgunes tardes que pasé perellí charramos sobro eso y  otres coses, pues yera un buen conversador.

Quédame, respeutu a elli, una pequeña espina clavada. Yo animáralu a escribir más n’asturianu, porque lo facía bien, y tenía dellos guapos poemes que nun quería publicar. Un día sacó dalgo nun periódicu rexonal, creo que fue La Nueva España. D’esto va munchu tiempu y nun recuerdo si fue dalgún poema o dalgo en prosa. Sí recuerdo qu’al día siguiente un conocíu bablista y asturianista qu’entovía anda perehí dando la vara, escribió criticándolu porque tenía munches faltes ortográfiques. Taba bien la voluntá -dicía aquel babayu- pero tenía qu’aprendelo meyor. Nun fai falta dicir que Feito, que yo sepa, nun volvió a publicar nada n’asturianu. O si lo fizo fue nuna cantidá mínima. Y ye que’l mundu ta enllenu de metepates que nun entienden de qué va la cosa.

Si siguió escribiendo en castellán y frutu d’ello ye un llibru tituláu «Silencio íntimo», qu’él mesmu editó. Ye un poemariu podría dicise «misticu», o polo menos de reflexón relixosa y diálogu con Dios. Tengo equí delantre un exemplar que me regaló un día d’esos de palique. Asina que, pa despidilu, voi reproducir un de los sos poemes que, amás, axústase perbién a lo que José Manuel Feito fue: un paisanu honráu, llistu, trabayador y buena persona. Y en nome del asturianismu pide-y perdón pola incomprensión del llistu de turnu. Que la tierra te sea leve, amigu.

EPITAFIO A UN CURA DE ALDEA

Cuando el alba tocaba la campana,
cuando el sol, cuando el agua, cuando el viento…
Tenía repasada la sotana.
Remendado tenía el pensamiento.

Tenía un corazón de padre bueno
turbado alguna tarde por la brisa.
Un corazón en flor, de niños lleno.
En sus labios jovial y ancha sonrisa.

Todos los pobres que junto a su puerta
pedían y pedían tercamente
encontraban su mano siempre abierta
y su sonrisa en medio de la gente.

Ni siquiera una sombra… ni un momento
empañó su purísima dulzura.
Jamás una palabra llevó el viento
que no fuera llena de gracia y pura.

Mas hoy ya duerme en paz, como aquel niño
Que recogió en el atrio una mañana.

Hoy dos alas halló entre su cariño
y una estrella llamando a su ventana.