close
Luis Enrique

Luis Enrique

2016-04-20581Visitas

Luis EnriqueEscribo esto agora que’l Barsa acaba de ganar 0-8 pa que nun se diga lo de facer lleña del árbol cayíu. Préstame muncho que’l so actual entrenador. el xixonés Luis Enrique, siempre ficiere gala del so asturianismu y del so xixonismu. Ye d’agradecer sobre too cuando hai tantu cantamañanes que marcha cuatro díes pal estranxeru y vien falando mexicano, al estilu «Ansar». Él non. Fala «normal» y tien a la so ciudá de nacencia siempre na boca. Pa bien.

Como xugador fue eso que se llama un xugador «de carauter», o como dicíamos de guah.es yera mui «sangrín», en tolos equipos polos que pasó, incluyíu’l mio queríu La Braña onde xugué yo de rapaz. Esi carauter suyu llevólu consigo, como nun podía ser menos, a la profesión d’entrenador tanto n’Italia como n’España, lo que fizo que se ganare munchos enemigos porque a naide-y presta que-y digan les coses a la cara y ensin acuartase. Hai munchu politiquéu en toles profesiones y más na d’entrenador, siempres a espenses del que paga. Y qué inxusto ye que te despidan del cargu ensin tener mayor culpa que la famosa «pelotina» nun entrara nel momentu oportunu.

Dicho too esto, tengo qu’añadir yá dafechu que nun me presta nada’l comportamientu de Luis Enrique cola prensa nin les sos declaraciones de suficiencia. Yá sé qu’hai muncha xente a la que sí-y presta, véolo inclusive n’amigos qu’escriben en facebook, y que despotriquen escontra los periodistes y la so forma d’entrugar. Seguro que ye verdá, que munchos d’ellos mereceríen dalgún desplante, pero anque asina fuere, l’actitú de Luis Enrique fádiame muncho. Nun puedo evitalo. Ye chulo, prepotente, faltón y mala sombra. Y utiliza’l «pedestal» y la so situación de superioridá nes entrevistes (contesta lo que quier y cuando quier) pa cayer nel insultu personal y la mala educación. Por contra, almiro muncho a eses persones que son a retrucar con educación y elegancia aún nos peores momentos de la so carrera. O sobre too, nesos momentos. Porque cuando un va ganando y tien a tol mundu contentu, ye mui fácil el to papel, too son risines y palmaes na espalda. Entós ye cuando nun hai que creyer que yes el  meyor y ser consciente de que, en cualquier momentu, puen venir mal daes.  Siento tener que dicilo, pol so xixonismu y la so identificación colo nuestru, pero al Luis Enrique que toi viendo estos díes, nun hai Dios que lu aguante.