close
Con Roberto González-Quevedo, dende Pesicia

Con Roberto González-Quevedo, dende Pesicia

2014-10-201208Visitas

Hestoria_PesiciaSiempres tuvi pa min -y creo que pa otros- que Roberto González-Quevedo González ye un de los meyores escritores asturianos de tolos tiempos y en toles llingües (eso va polos del castellán, claro). Préstame, amás, que Roberto seya un de los representantes d’esa que se dio en llamar, un poco «paxareramente», Primera Promoción del Surdimientu, porque aquello que s’estudia en psiquiatría del «asesinatu del padre», la verdá ye que funcionó mui activamente, a xulgar poles (dures) crítiques que dende dalgunes tribunes se-yos axudicó a los penitentes incluyíos nesi variopintu grupu.

González-Quevedo ye poeta, narrador, investigador y ensayista (igual m’escaezo de dalgo), y en toes estes faces destaca pola so calidá y orixinalidá. Ye, amás, un escritor valiente, nel sen de que nun-y importa facer exercicios ensin rede, como cuando-y dio por escribir una novela negra –Sangre na braña- o como nesti últimu casu, en que nos tresllada a un territoriu mitolóxicu, anque preesistente. Un territoriu yá apuntáu n’otres de les sos obres, pero qu’agora dibuxa con grandeza, detalle y cariñu. Y ye que les espresiones «grandeza» y «detalle» podríen paecer opuestes, pero nun ye’l casu, porque la grandeza nun reside nel tamañu, sinón nel carauter, y estos Pésicos que describe l’autor son grandes de carauter. Al tiempu, y cuasi con mimu, cuéntanos tamién los pequeños detalles de la so vida y de la so muerte. De les sos creencies y de los sos vezos. De los sos cancios y de los sos amores… Y too ello fáilo con cariñu, como si fueren parte de la so familia, de los sos antepasaos. Y ye qu’igual lo son.

Lo que se cuenta nesta nueva ¿novela? de Roberto González-Quevedo ye daqué más que la historia d’un pueblu y de la so lliteratura, que enRoberto principiu paecería’l motivu final de la obra. Hai n’efeutu, una historia d’unes xentes qu’ocuparen un espaciu físicu -suroccidente d’Asturies y Llión- pero eso sería lo de menos, lo importante nun ye’l pueblu físicu, la so esistencia como tal, sinón el pueblu «humanu», esa corriente d’homes y muyeres con un destín común. Esa ye la historia que se nos cuenta, la d’una sociedá -¿suañada, sentida?- con una Cosmogonía propia (guapísimu’l capítulu  Cómo yían las cousas), y una forma de ver el mundu estremada d’otros pueblos, anque estos fueren tan importantes como los romanos.

El llibru ye, como illustra’l títulu –Hestoria de la l.literatura primera en Pesicia- lliteratura dientro la lliteratura, pero ye muncho más qu’ello. Ye un retornu a los oríxenes, nun sé si a los nuestros, bien pudiere ser asina, pero en tou casu a una dómina onde los seres humanos y los animales vivíen acordies coles lleis de la Natura y en perfeuta comunión con ella. Y sobre too, unos seres humanos arguyosos de ser quienes yeren, que nun se sentíen menos que naide. Perguapa parábola que bien podíemos aplicar al equí y al agora d’esti otru pueblu que caleya ensin rumbu, dirixíu per unos guíes ciegos que lu lleven al espeñaderu. Falo d’Asturies, claro. Pero bueno, siempre nos quedará’l poder escapanos con Roberto González-Quevedo al so territoriu máxicu de Pesicia. Ellí nos vemos.