close
Dos sieglos de cuentos

Dos sieglos de cuentos

2013-01-22Hermanos Grimm614Visitas

En realidá esti títulu ye falsu pues los cuentos esisten dende qu’esiste el ser humanu (pa los interesaos nel tema recomiéndo-yos la llectura del mio llibru «El síndrome de Scherezade». Perdón pola autopropaganda). Lo que quiero dicir con el, ye que se cumplen doscientos años dende la publicación de los famosísimos «Cuentos pal llar y pa la infancia», de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, publicaos n’avientu de 1812.

Los hermanos Grimm nun yeren ximielgos, pese a que dalgunes referencies periodístiques asina lo apuntaron. El mayor, Jacob, fue un eruditu. Filólogu, autor d’un diccionariu y una gramática monumentales y padre de la filoloxía alemana. El pequeñu (de los dos, pues teníen otru hermanu menor que nun ye famosu), Wilhelm, yera lliteratu, investigador y traductor. Ente dambos, atroparon unos 210 cuentos que llueu publicaron en tres tomos.

¿Por qué un xéneru, el del cuentu popular, que taba arrrequexáu y fuera de los circuitos lliterarios, de sópitu fízose famosu y encumbró a los recopiladores? Hai que recordar que tamos en plenu Romanticismu alemán, col so retornu a la naturaleza y al espíritu orixinariu de los pueblos. Esi orixe perdíu a lo llargo de tantos años de clasicismu y racionalidá. «Los hermanos Grimm ven nos cuentos populares parte d’esi espíritu popular escaecíu col pasu del tiempu, y dediquen gran parte de la so vida a la recuperación, clasificación y publicación de los mesmos» («El síndrome…) Y asina, produzse una «rehabilitación» d’un xéneru que, hasta entós, taba en manes del pueblu llanu, de les muyeres y de los neños.

Nostante hai que recordar que 100 años enantes, yá Charles Perrault publicare na corte francesa les sos «Histories o cuentos del tiempu pasáu«, onde  yá veníen, ente otros, «Pulgarín», «La guapa dormiente», «Capiellín coloráu», «La cenicienta», «El gatu con botes»… Lo que pasa ye que Perrault, que yera un paisano de mui alta vida social, «retocó» esos cuentos populares, adautándolos al gustu refináu de la dómina, y quitándo-yos los aspeutos más abegosos de sadismu, crueldá, etc. Por esi motivu, los Grimm, como vengadores d’esa «castración popular», punxéronlu pingando siempre que pudieron.

Total, que doscientos años depués, podemos festexar a don Xacobu y a don Guillermu pola so bona idea de rebuscar, axuntar, editar y sopelexar unos cuentos que nos aporten lo que podíemos llamar «los saberes del pueblu»: dar conseyos, facer alvertencies y, sobre too, tresmitir les creencies y la cultura de los pueblos, les sos costumes, los sos ritos d’aniciu, de pasu… Por too ello, siguen tando de moda, como lo podemos ver nel cine actual, o na numberosa reeedición de los clásicos que se faen tolos años. ¿Quién diba a dici-yos a los hermanos Grimm que, 200 años depués, la «so» Blancañeves» podía ganar un Goya?