close
Probe neñu probe

Probe neñu probe

2012-02-12Charles Dickens454Visitas

ch-dickensComo a estes altures tol mundu sabe yá, cellébrase esti añu el bicentenariu del nacimientu de Charles Dickens (1812-1870) y los suplementos culturales y les revistes dominicales tán enllenes d’artículos falando «del inolvidable autor» de Oliver Twist, Grandes esperances, Canciu de Navidá o David Copperfield. L’autor inglés, qu’escribía les sos novelones per entregues, como los fascículos d’agora, ye famosu y almiráu por ser quién a retratar la sociedá de la dómina victoriana, colos sos claroescuros, poniendo l’acentu, sobre too, nos seres marxinales que vivíen nos barrios baxos londinenses que, d’aquella, debíen ser toos. D’ehí que llegó, inclusive, a crear un ciertu modelu lliterariu, como cuando se diz, por exemplu, que «esi ye un personaxe «dickensianu».

Tengo de dicir que nun ye Dickens un de los mios autores preferíos. Reconozo que describe bien los ambientes y los sos personaxes tienen fuercia, pero abusa de la «llárima fácil» y cuenta un tipu d’histories melodramátiques enllenes d’hospicios carcelarios y neños güérfanos que sufren muncho enantes de poder ser un migayu felices.  Unes noveles qu’arreyaben al públicu llector que sufría y gociaba coles histories de bonos y malos. Abúltame que, pese a los abondos artículos que se publiquen estos díes, munchos d’ellos de «cortar y pegar», anguaño la xente conoz al autor más poles versiones cinematográfiques que por tener lleídos los sos llibros. Dalgunos con trayeutories tan curioses como la d’ «Oliver Twist», que dio llugar a un famosu musical -«Oliver»- qu’a la so vez dio llugar a una famosa película basada n’él. Vueltes que da la vida.

Dellos estudiosos avecen a incluyir a Dickens ente los autores de Lliteratura Infantil y Xuvenil, y revistes como, por exemplu,oliver-twist CLIJ (Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil) que dirixe la xixonesa Victoria Fernández, empobínen-y grandes espacios. Con tolos mios respetos quiero dicir, y digo, que les noveles de Dickens son histories «con neños», pero non histories «pa neños». Y el públicu al que van empobinaes ye, al mio paecer, un públicu adultu, que trema y s’estremez con esos probes neños probes que les pasen «canutes» pa poder vivir nun mundu tan inxustu. 

Lleí un día un artículu de Cortazar, gran almirador del escritor inglés, onde dicía qu’una de les noveles más divertíes que lleere nunca yera «Los papeles póstumos del Club Pickwick». Pol mio gran respetu a don Xulio púnxime a lleer la novela por ver de coincidir en dalgo con elli. Podría dicir equí que me prestó abondo y quedaría perbién. La verdá ye que me cansó y que si la terminé fue por nun face-y un feu al autor de «Rayuela». Pero bono, seguro que ye más culpa mía que d’él. En fin, bienveníu seya’l bicentenariu de don Charles, porque tolo que seyan efemérides lliteraries tán bien. Y si sirve pa que se llea un poco más y les editoriales viendan tamién un poco más, pues meyor. Abondo lo necesiten.