close
«Y en esto llegó Fidel…»

«Y en esto llegó Fidel…»

2016-11-26CubaFidel Castro865Visitas

fidel-castro-ruz-retrato«Y en esto llegó Fidel, se acabó la diversión…», cantaba Carlos Puebla fai yá unos cuantos añinos. Y sí, Fidel llegó el 1 de xineru de 1959 a les cais de l’Habana depués de derrotar y facer fuxir al réxime dictatorial de Fulgencio Batista que, esi día, embarcó pal esiliu con una fortuna de 100 millones de dólares. Yá sabemos que, depués d’andar per dellos sitios, recaló na España franquista onde punxo casa en Madrid y Marbella. Ellí morrió nos años setenta.

A esti réxime de Batista, corrompíu por él y polo americanos, que teníen ellí el so «cabaret» de luxu, punxo fin Fidel Castro y los sos «barbudos» pa implantar otru sistema que, nun principiu nun fue abiertamente comunista, pero que col bloquéu de los EE.XX. y la so actitú belixerante, finó echándolu en manes de los rusos. Poques salides-y quedaben a un país asitiáu a pocos quilómetros del gran «colosu americanu» y cola enemiga d’ésti.

La revolución de Fidel Castro fue, nun principiu, cellebrada por un gran númberu de persones y paises que vieron nella un mou de defendese del capitalismu sangrante. Sangrante en tolos sentíos de la pallabra, y nun fai falta recordar a tolos dictadores llatinoamericanos puestos polos Estaos Xuníos pa defender los sos intereses. Pero la propia cerrazón del sistema, que cada vuelta eliminó cualquier tipu de disidencia, fue pasu ente pasu enrocándose más nel  personalismu de Fidel y siendo abandonáu, primero polos sos propios compañeros de revolución y llueu polos intelectuales que nun principiu lu aplaudieron.

El casu más señaláu y que supunxo la resquiebra definitiva de gran partebandera-cubana de la esquierda europea col réxime castrista fue’l de Heberto Padilla. Escritor cubanu, primero adictu al sistema nel qu’ocupó dellos cargos y llueu críticu col mésmu, fue xulgáu por un poemariu –Fuera del juego- deteníu y condenáu a facer una vergoñosa Autocrítica, qu’asonsañaba a aquelles de les purgues estalinistes de los  años 30. Dende entós, el castrismu fue abandonáu, unos primero y otros depués, pola intelectualidá d’esquierdes, con unes notables esceiciones como’l premiu Nóbel García Márquez.

Agora, depués de más de 50 años nel poder, muerre a los 90 Fidel Castro. El dexó dicho en dalgún sitiu que «La historia me absolverá». Igual ye verdá, porque pa xulgar la historia necesítase un ciertu distanciamientu temporal, y ta claro que l’aición de toos estos años de los americanos respeuto a Cuba fue denunciada en tolos foros internacionales -el inhumanu bloquéu- ensin que ficieren casu dalgún. Pero con eso y con too, y reconociendo tamién los llogros del réxime cubanu, ye poco xustificable una dictadura tan llarga, continuada pol so hermanu Raul fasta l’actualidá. Agora, esapaecíu el «pilotu» de la revolución, toca tiempu de cambios. Tendrán que facer la so propia «transición». Y que la Historia absuelva, dalgún día, a Fidel Castro.