close
«Ex libris»

«Ex libris»

2010-12-26411Visitas

Títulu: «El poder del perro»elpoderdelperro

Autor: Don Winslow

Traductor: Eduardo G. Murillo

Editorial: Roja y negra (Mondadori)

Añu: 2009

PA ENTENDER MEYOR EL MUNDU DE LA DROGA.- «La versión narcomex d’ El Padrinu»: Asina ye como’l prologuista, l’escritor Rodrigo Fresán, califica a esta monumental novela del norteamericanu Don Winslow. Y escribo lo de «monumental», nun sólo poles 720 páxines de llectura, que tamién, sinón pola «monumentalidá» del so argumentu. A traviés del mesmu, Winslow sigue la vida y socesos del axente de la DEA (unidá especializada nel tema de la droga) Art Keller, a lo llargo de 30 años. Durante’l recorríu, el llector asiste, cuasi ensin poder respirar, a tolos males qu’esi mundu del traficu de la cocaina, la heroina y demás drogues vendibles, van llevantando, dende’l cultivu hasta la venta. Violencia, traición, muerte, engañu, sobornu… too-yos val a esos verdaderos exércitos de narcotraficantes pa llevar alantre los sos planes. La novela ye una aprosimación al infiernu, onde lo peor que-yos pue pasar a los que s’oponen a los deseyos de los cabezaleros del «cotarru», nun ye la muerte. Dalgún pídela a gritos.

Pa consiguir los sos fines, Winslow mecia, como un magu nun llaboratoriu, tolos xéneros conocíos: la novela negra, la de vaqueros, la d’espíes y hasta la bélica, con un remedu del desembarcu de Normandía en pequeño. Na so historia nun hai personaxes «positivos». Nun hai «bonos». Toos tienen, unos en mayor medía qu’otros, el mal en cuerpu. El «poder del perru» actúa sobre ellos. El llector nun tien referentes a los que se garrar y cuando, en dalgún momentu, paez qu’un de los personaxes pue amosar un plizcu d’humanidá, a renglón siguíu fai dalgo pa desengañalu. Quiciás podría salvase, unicamente, al obispu Juan Parada, por ser consecuente hasta’l final.

L’autor tien un conocimientu ilimitáu del tema. Remánalu con una seguridá y un comencimientu que se tresmite al llector. Y ellí tán comprometíos toos: los «capos» de les bandes, encabezaes pola familia Barrera; les bandes rivales; la policía llocal; los federales; los axentes de la intelixencia norteamericana: la DEA, la CIA, la intelixencia militar. Y, por supuestu, los políticos cuyes campañes financien les perres de la droga. Ye impresionante’l diagrama que nos ufierta Winslow cuando la familia Barrera, nun México que tien los campos de cultivu arrasaos, necesita la materia prima pa comerciar: Lleguen a un alcuerdu coles FARC pa obtener la droga colombiana. A cambiu les FARC quieren armes, que los Barrera consiguen de los chinos. A los chinos hai que-yos pagar con perres. Y les perres salen de vender la droga n’Estaos Xuníos. Un círculu perfeutu. Los personaxes, pol so llau, tán mui bien diseñaos y resulten creyibles en tou momentu y l’argumentu síguese, ensin respiración, como un paséu pelos dominios del «mal».

don-winslowDicho esto, y puesto que la novela viénome «recomendada» por dalgún llector del blogue («gracies, Dimas») quiero amestar les coses que menos me comencieron. En primer llugar, pola necesidá de resultar creyible, l’autor inxerta munchos comentarios, ayenos al argumentu, pa cuntanos o desplicanos determinaes coses de les qu’emplega como argumentu. Ye dicir, una especie de «publireportaxe» temáticu. El resultáu averanos a esos denomaos «docudrames» o socesos reales, novelaos. Esto, en dellos momentos, amenorga’l ritmu de l’aición que baxa n’interés. En segundu llugar hai, a toles lluces, un escesu de violencia. Sé que la realidá ye asina. Polos periódicos siguimos los muertos, incomprensibles pa nos, que se producen en México, o la necesidá de que l’exércitu brasileñu entre nes faveles p’acabar colos «narcos». Pero nuna novela eso hai que lo controlar, sobre too porque sinón acaba llogrando l’efeutu contrariu: o seya, que nos avecemos a tantu muertu y descuartizáu. Que termine por nun facenos muezca. Ye lo qu’asocede col fueu: un poco lleña, fai que’l fueu tire. Si echamos muncha, muncha, terminamos por afogalu. El recrease tanto n’escenes de violencia fai que nos avecemos a ella y dexe de sorprendenos. En tercer llugar, abúltame que Winslow allarga demasiao la historia. A la fin ya nun sé sabe cuantes emboscaes hai que facer pa garrar al cabezaleru, porque siempre escapa de toes. Paez inmortal. Creo que-y sobren páxines na parte final. Y, per último, nesa parte final hai, nuna docena de páxines, una historia d’amor guapísima ente una pistoleru, con docenes d’asesinatos a recostín, y una prostituta de luxu, con docenes d’amantes tamién al recostín. La historia d’esi amor románticu, cuasi platónicu, onde caún «confiesa» al otru les sos culpes nun afán de lliberación y, quiciás, d’arrepentimientu ye, repito, guapísima… pero poco creyible. Pa mí que l’autor busca dexar al llector con un poco miel nos llabios, depués del ablayamientu al que lu tuvo sometíu. Pero, bono, eso ye una opinión personal.

Polo demás, recomiendo encesamente esta novela a tolos que quieran persaber cómo furrulen les mafies latines de la droga, y a los que quieran pasar unos cuantos díes entreteníos con aición, violencia y sexu. La mecia ye poderosa.