close
La muerte d’un grande de la LLIX

La muerte d’un grande de la LLIX

2011-06-15Juan Farias537Visitas

juan-fariasCola desapaición física del escritor Juan Farias, la Lliteratura Infantil y Xuvenil del mundu enteru (nun hai qu’escaecer que cualquier bona obra lliteraria ye un patrimoniu de tolos homes y muyeres) pierde a un de los más grandes, inxustamente valoráu, en munchos casos, polos sos compañeros de profesión. Y préstame llamalu «un de los grandes» siendo, como yera, de mui pequeña estatura. Nel so curriculum, un puñáu d’espléndidos llibros colos qu’algamó, nel añu 1980, na menos que’l Premiu Nacional de Lliteratura Infantil y Xuvenil, abúltame que premiando al conxuntu de la so obra, anque’l títulu concretu fuere pa «Algunos niños, tres perros y más cosas».

Coincidí con Juan Farias nos Alcuentros Lliterarios de Verines del añu 2003, que s’empobinaron esi añu a la LLIX. Ellí,Severino Antuña y yo tuvimos la suerte de convivir, a lo llargo de tres díes, colos más famosos creadores españoles, veníos de les sos respeutives comunidaes con llingua propia, incluyida, claro, el castellán. Juan Farias, anque gallegu (del Ferrol) escribió la so obra dafechamente nesi idioma (castellanu). Nacíu en 1935, pilláron-y un poco tarde los novedosos aires llingüísticos galegos o, cenciellamente, decidió facelo como más-y prestaba. Hai que lo respetar. Pero’l casu foi qu’en Verines el colectivu de collacios escritores marxinolu bastante, ya inclusive hubo dalguna pequeña «coñina» paljuan-farias-21 decanu del gremiu.

Recuerdo qu’él lleó la so ponencia un de los díes, xusto delantre de la mía. Nun sé si foi porque yera namás comer, porque él lleóla bastante mal, o por dalgún otru motivu que se me’escapa, la xente nun-y prestó nenguna atención, falando y enredando como escolinos, con un despreciu a un «clásicu» del xeneru mercedor de mayor respetu. Por suerte, tengo nel mio poder la ponencia que lleó. Titúlase «Apuntes para una conferencia» y ye guapísima. Nella, Farias enriestra una serie de pequeñes opiniones personales que, en conxunto, da la visión qu’él tenía sobre la LLIX . Una visión moderna, personal, ayena a modes y corrientes. A la que, ensin dulda, m’apunto:

«No me importa la época, ni el autor, ni el editor. A la hora de leer soy el señor de mi tiempo, de mis emociones, de mi moral, de mis afectos. Yo determino si lo que leo tiene valor, si es literatura. Es literatura porque es libre, fue creada en libertad, es diferente, anárquica. Como la belleza, no tiene canon».

«La literatura, eso que muere cuando se convierte en mera disciplina académica, en asignatura, cuando se encasilla, la literatura, ese viento que se apaga cuando se convierte en huerto de críticos, eso que no se hace importante por los lectores, que son los que deciden su «inmortalidad», sino por los críticos, los estudiosos, los semanales dedicados a la cultura, el miedo a decir «no», a explicar ese «NO» con natural sinceridad; decir, por ejemplo, que algo no te gusta porque tiene mucho ajo y decirlo sin pedantería…»

«La libertad siempre se opone a algo establecido. Es la sustancia de la que están hechos los héroes.»

Juan Farias morrió en Villaviciosa de Odón, onde vivía, el pasáu 11 de xunu. Entovía tengo mui nidios los llargos paseos qu’aquellos díes di con él a la oriella’l riu. Prometimos volver a venos pa «tomar unos culinos», pero esi alcuentru nunca diba a tener llugar. Güei écholu de menos. Que la tierra-y sea leve.