close
¿A ónde va’l mio Athletic?

¿A ónde va’l mio Athletic?

2012-12-13Athletic de Bilbao378Visitas

Sé que ye una «frivolité» poneme a escribir de fútbol cola que ta cayendo, pero lo bono que tien el tener un blogue propiu ye qu’un pue escribir de lo que más-y apetez en cada momentu, ensin tener que dar cuentes a naide. Asina que los qu’entraron güei a lleer estes coses míes, y nun-yos presta’l tema, que pasen pa otru de más provechu.

Tuvi estudiando y viviendo en Bilbao a lo llargo de tres años. Allá pela prehistoria de 1964 a 1967. Aquella nun yera la ciudá moderna y cosmopolita na que se camudó dende’l Guggenheim p’acó. Yera un Bilbao escuru y puercu, con una ría dafechamente contaminada y un clima de mil diaños, onde pel branu te cagabes de calor y pel iviernu te xelabes de fríu. Pero ellí tengo pasaos dalgunos de los momentos más prestosos de la mio xuventú. N’esos años d’apertura al mundu (al mundu intelectual, al políticu, al del compañerismu, al del riesgu de la clandestinidá…), una de les distraiciones compartíes con los asturianos qu’ellí tábemos yera’l fútbol. Y nun sólo por vivir ellí, sinón por esa política deportiva de xugar siempre con xente del País, toos yéremos del Athletic. Primero del Sporting (que d’aquella taba en Segunda y díbemos a velu al campu del Indauchu), pero depués del Athletic.

Agora que tán a puntu de baltiar el vieyu campu de San Mamés, viénenme al maxín munches alcordances de partíos vistos ellí. Y nun sé porqué, porque na memoria nun se manda, de les mañanes que díbemos a ver a la Seleición Xuvenil Vizcaina o al At. Bilbao Xuvenil. Ver a la Seleición yera un espectáculu que nunca nun defraudaba. Xugaben como los ánxeles, y teníen una delantera espléndida que siempre «moyaba»: Arraiz, Estéfano, Lavín, Rojo y Ezpeleta. Yeren toos del Athletic, a nun ser Arraiz que yera del Baracaldo. Un estremu fuerte, que pegaba’l balón que lu rompía. Estéfano yera’l más téunicu de toos. Un xugador pequeñu, d’una clas incomparable. Dalgo asina como Xabi, pero en xuvenil. Lavín, el delanteru centru, yera tamién pequeñu, pero rápidu y pisaba l’aria con decisión y bon remate. Rojo fue l’únicu que trunfu llueu nel equipu de los mayores, xugando como estremu izquierda. Yera altu, delgáu, y con una zurda finísima. El más floxu yera Ezpeleta, que tocaba bien el balón, pero yera un «iceberg». Una gran delantera. Cuando xugó ellí un añu la Seleición Xuvenil Asturiana, cambiamos llóxicamente de bandu y, pese a que nos achucharon, salimos con un empate a un gol que valió «un perú». Con Asturies xugaba Jose Manuel, llueu capitán de los mayores y cronista del so collaciu Quini.

Siempre-y guardé al Athletic un requexín nel mio corazón, esfrutando colos sos trunfos, que nun fueron demasiaos, a nun ser na época de Clemente anque yo yera más de Manu Sarabia que del entrenador, na disputa que tuvieron y qu’acabó «como’l rosariu de l’aurora». L’añu pasáu esfruté abondo viéndolu pola tele, sobre too en Manchester, y esti añu dame pena’l rumbu que lleven hacia l’espeñaderu. ¿Qué-yos pasa? Lo primero, que tienen a un presidente que ye un «cantamañanes», y que se dedicó a facer política, xugando a ser un «reyezuelu» nacionalista, dando lleiciones de vasquismu a unos profesionales que, lo que quieren ye iguar la so vida faciendo lo que meyor saben: xugar al fútbol. Pero ye mui guapo dicir, como-y dixo a Llorente, que debería xugar gratis pol arguyu de ser del Athletic. ¡Váyase usté a la mierda, home! Consiguió crear un malísimu clima de convivencia, incentiváu pol «llocu Bielsa» que tampoco nun supo llevar al grupu con mano izquierda. Pero de Bielsa siempre ye esperable lo meyor… y lo peor, ensin aclarase nunca, si marchaba o quedaba, si taba colos xugadores o colos direutivos, si cuntaba con Llorente o nun cuntaba… Ente too, l’equipu desquicióse, porque sinon nun ye entendible la baxa forma de xugadores como De Marco, Muniaín o los defenses.

En fin, que me da muncha murnia ver al clásicu Athletic viaxando ensin rumbu. La eliminación ante l’Eibar fue la puntilla. Hai que recordar la fras que siempre se dixo de que, la final de la Copa yera una partíu que siempre xugaba l’Athletic de Bilbao y otru equipu. Pala mio desillusión, esos tiempos queden mui lloñe.