close
Ayuntamientu utópicu

Ayuntamientu utópicu

2012-05-31428Visitas

Siempre defendí la idega -seguramente peregrina- de que los ayuntamientos nun deberíen tar xestionaos polos partíos políticos. Qu’éstos tienen el so papel, mui importante, empobináu al gobiernu del estáu, a la necesaria oposición, a aidar a estructurar la sociedá y a defender, en suma, unos valores o unes ideoloxíes concretes. La conformación autonómica del nuestru Estáu quiciás pide, tamién, que seyan ellos, los partíos, los que lleven el destín de cada comunidá acordies col mou que la xente más sofite. Pero los ayuntamientos son otra cosa. Son comunidaes más pequeñes, más cercanes al ciudadanu que se da en llamar «de a pie», anque cada vuelta seya más «de a coche», y que a lo meyor nun necesitaba una estructuración fecha polos partíos políticos. Yo defendía, utópicamente, que sedría muncho meyor que fuere un piñu de ciudadanos notables (en tolos sentíos de la pallabra), conocedores de cada tema concretu, y col únicu fin de trabayar en porgüeyu de la comunidá, los que podríen dirixir los destinos municipales. Asina, un bon xeógrafu o arquitéutu pa la estaya del diseñu de la ciudá. Un bon «hacendista», o economista especializáu nel tema, pa la facienda llocal. Un conocedor de la realidá cultural y de la so xestión, pa cultura. Y asina, socesivamente, pa cauna de les estremaes faces necesaries pal funcionamientu de la ciudá. Y amás hasta se m’ocurren nomes pa poner en cada estaya.

Esto, que seguro que ye una utopía que nunca podría facese, vien a cuentu porque munches veces -cuasi siempre- da la impresión de que los partíos políticos municipales, más que defender los intereses y l’espoxigue de la so ciudá, lo que traten ye de «disparar contra l’enemigu», anque con ello vaiga a perxudicase al sitiu al que tienen que servir. Y digo, con sentimientu, lo del «enemigu» porque, por desgracia, el restu de los que «nun tán conmigo» nun son l’adversariu, sinón l’enemigu.

Cuando s’anunció la idega del Festival del Arcu Atlánticu a mi paecióme mui guapa. Tratábase d’un alcuentru con un grupu paises colos que tenemos muncho en comuña. Aprovecharíemos pa conocenos meyor. P’afondar nes coses que compartimos y comprender les propies de caún: La música, la danza, la lliteratura, los deportes populares, la gastronomía… Y amás, de dir creando una cadarma de interrelación qu’aliende tamién el turismu, les empreses compartíes, el comerciu… Una idega prestosa, pero amás, productiva. Yá vemos cómo, enantes de que se lleve a cabu, ya tien l’enemigu a la escontra.

Yo nun digo que si hai dalguna «illegalidá» a la hora de plategase’l tema nun s’esclarie. Faltaría más. Que se diga cuál ye y se solucione. Pero de lo que tengo lleído hasta agora na prensa abúltame que son más ganes de fastidiar que d’otra cosa. Conozo perfechamente a l’asociación cultural L’Arribada y a la xente que la compón. Difícilmente podrá atopase otra asociación más abierta, ensin prexuicios, y con ganes de trabayar y atropar a tolos que, de bona voluntá, quieran collaborar, ensin pidir el carné d’identidá, nin el carné políticu. Yo puedo ser un bon exemplu: dende les sos primeres actuaciones, collaboré siempre que me llamaron persabiendo que toi, ideolóxicamente, a años lluz de dalgunos de los sos componentes. Nun nos importó, nin a ellos nin a min. Tratábase de trabayar pola cultura d’esti País y con esi enfotu lo ficimos. Nun hubo nin perres, nin consignes, nin temes «tabúes». Charres, meses redondes, presentaciones de llibros… Siempre dixi ellí lo que me dio la gana, anque supongo que delles coses nun prestaríen a según daquién. Pero había coses que taben penriba. Y ellí vi, ente otra muncha xente, a dalgunos de los qu’agora critiquen que, una asociación que tien probada la so valía na organización d’actos culturales, pueda xestionar cinco mil euros p’alcuentros lliterarios con xente de los nuestros «vecinos». Igual nun se fue tan rigurosu colos organizadores de «La Selmana Negra» (211.000 euros en 2011) o la «Selmana Iberoamericana» (con 44 escritores de 14 paises).

O seya que vamos trabayar toos porque la cosa salga lo meyor posible, que seguro que la nuestra ciudá se xuega muncho nel envite. Porque nun val dicir que se quier que vaiga too bien, y llueu meter palos na rueda.