close
Diego Armando I, nel esiliu.

Diego Armando I, nel esiliu.

2020-11-26Di StefanoMaradonaPelé354Visitas

Anque’l títulu de «O Rei» tiénlu en propiedá don Edson Arantes do Nascimiento, más conocíu por Pelé, dalgún títulu nobiliariu habría que da-y a don Diego Armando Maradona que, anque fizo tolo que pudo pa que lu odiáremos, nun llegó a llogralo del too.

La xente que quier perder el tiempu, cosa que ye mui prestosa, alderica y hasta se cabrea sobre quién fue’l meyor xugador de fútbol de tolos tiempos, como si los tiempos fueren una cosa mensurable y comparable, y nun digo mensurable nel sen de que pue medise con un Rolex. ¿Qué hai un piñu de grandísimos xugadores qu’encabezaríen esa llista? Seguro. Pero habría que filar mui fino pa escoyer a un ente ellos, porque amás ehí yá entren los gustos y petites de cada «quisque». Yo vi xugar en persona a don Alfredo di Stefano, col Real Madrid y cola Seleición Española. Un grandísimu ente los grandes, porque robaba un balón na so defensa y nun par de toques llantábase nel aria contraria pa marcar. A Pelé vilu pola tele, como a Maradona, ya igual yera pola so figura más estilizada y porque remataba colos dos pies y cola cabeza yera muncho meyor goliador que’l recién fináu. Pero ye verdá que Maradona tenia «dalgo». Nun sabría dicir qué, que pa eso hai tantu sabiu futboleru faciendo Másteres sobre’l tema, pero yera un espectáculu velu desplazase pol campu. Como esos grandes actores que dicimos que «enllenen la pantalla»: John Wayne, Gary Cooper, James Stewart… Maradona enllenaba la cancha, anque llueu ficiere lo que ficiere que solía ser muncho. La pena fue que n’España vímoslu poco, cosa qu’hai qu’agradece-y a aquella «bestia parda» de Goicochea que lu mandó pal hospital unos cuantos meses y pudo dexalu inválidu. Lo curioso ye que’l tal «Goico» siguió xugando al fútbol y llueu ocupó cargos d’entrenador y comentarista. Menudu exemplu. En fin. Coses del fútbol, que suel dicise.

Don Diego Armando alcanzó la categoría de Dios nun pueblu que nun conoz la normalidá, porque en Nápoles too ye terrible o maraviyoso. Súpolo bien «el pelusa» que pasó de lo maraviyoso a lo terrible nun  par de temporaes. Si hubiere muerto nesi intre, recordaríamoslu quiciás d’otra manera. Pero tolo que vieno depués fue tan gordo que namás que pudieron perdonalu los arxentinos. Ye entendible. En fin, yo dende esti modestu blogue ríndo-y homenaxe a un d’esi grupu de los elexíos y, como equí soi yo’l que manda, concédo-y el títulu de Diego Armando I, Rei nel esiliu, porque entovía tenemos al verdaderu vivu y ximielgando’l rau. ¿Ves cómo al final sí tomé partíu? ¡Descansa en paz, Pelusa!