close
El Principín y yo: un llargu camín.

El Principín y yo: un llargu camín.

2023-04-07575Visitas

Corría l’añu 1975 y diba pocu tiempu que’l grupu Conceyu-Bable Xixón entamare la so actividá llingüístico-cultural-identitaria. Nun sé cómo se llogró, la verdá, pero’l casu ye que calteníemos un programa en Radio Gijón, EAJ-34 que se llamaba «Asturies na so cultura y na so llingua». Facíase dos díes a la selmana (creo que yeren martes y  vienres) y el programa tenía tres partes: una primera que llamábemos «Entamu», que yera un comentariu xeneralmente d’actualidá y bastante críticu. Una segunda parte, vamos llamar «gramatical» (un abrazu nel tiempu, Urbano Rodríguez) y una tercera que yera la llectura de la torna d’un cuentu. Nesta última recuerdo tener lleído cuentos de Chejov, el Bambi de Felix Salten (que diere pie a la película de Disney) y sobre too’l gran ésitu de «El Principín», nuna perguapa torna de Xosé Lluis García Arias que lleíamos en capitulinos. A min, seguro que pola mio un poco «aflautada» voz o porque facía bien de neñu, tocóme facer de Principín. Y asina, a lo llargo d’unos cuantos programes yo fui esi personaxe carnal y reflesivu que tanta xente conoz y  almira.

Dalgún tiempu depués, Arias quixo publicar la so torna al asturianu, pero la cosa nun yera fácil. Había que consiguir los derechos d’autor que supimos que tenía la editorial francesa Gallimard y respetar les ilustraciones orixinales. Nun sé por qué fui yo, pero fui  yo, el que s’empobinó a la editorial parisina la que me dixo que namás podíen ceder los derechos de traduición a otres editoriales, pero non a persones individuales. Pensóse, entós, publicalu na coleición Escolín de l’Academia y eso abastó p’aballar les dificultaes qu’había y pa que nos mandaren el necesariu contratu editorial. Por si eso nun fuere abondo, eses feches coincidieron con un viaxe a París que tenía entamáu, cola muyer y con otra pareya amiga (Humberto Vallina y Marí Paz Puente), el cuál aproveché pa pasar poles oficines de Gallimard, nel 5 Rue Sèbastien-Bottin (nun ye que m’alcuerde, ye que conservo les cartes y la copia del contratu) na compaña del señor Vallina, que falaba francés un poco meyor que yo. Y ellí, depués d’un pequeñu palique y un fuerte apertón de manes, firmamos el contratu la editora Ania Chevallier y ésti qu’escribe, zarrando asina una guapísima historia de la mio rellación con esi prestosísimu personaxe que diz que les coses más guapes son les que nun se ven. Y pa que conste pal futuru la veracidá de too esto, axunto a esti escritu la fueya del contratu onde figuren les firmes. Y Colorín y colorao, etc. etc. Seguro que vos prestó recordar esta historia, agora que se cumplen los 80  años.