close
La llei del silenciu

La llei del silenciu

2015-03-28445Visitas

La llei del silenciuAmás d’una interesante película d’Elia Kazan, con un estupendu Marlon Brando faciendo d’esquirol, podemos aplica-y tamién esi nome a la  Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, aprobada esti xueves nel Parllamentu colos únicos votos del Partíu Popular. Una llei qu’axunta a la escontra al restu partíos del estáu y que, popularmente yá ye conocida como «la llei mordaza», pol so carauter restrictivu pa les llibertaes de manifestación ya información. Yo resumiríala namás con una fras: quitá-ylo al xuez, pa dá-ylo a la policía.

Porque de lo que de verdá trata esta llei ye de camudar lo qu’enantes yeren «faltes», ya incluyíes por tanto nel códigu penal cola garantía d’un xuez, a ser «sanciones alministratives» onde ye la propia policía la que ye xuez y parte. Pero unes sanciones alministratives que:

1.- Al eliminar tol procesu xudicial y les garantíes que conlleva, la sanción ye rapídisima.
2.- Da-yos al Ministeriu del Interior y a la policía o policíes autonómiques un poder amplísimu en casu, por exemplu, de manifestaciones o protestes.
3.- Considera faltes mui graves (de 30.000 a 600.000 euros) les manifestaciones non autorizaes que se cellebren cerque de lo que llamen «servicios básicos para la comunidad». Amás, nes manifestaciones nun s’almite, como hasta agora, l’autoría coleutiva de los manifestantes, sinón que busquen y declaren a un/unos responsables que, a lo meyor, lo único que ficieron fue apoyala por internet o cola so firma.
4.- Como faltes graves (hasta 30.000 euros) figuren el manifestase delantre’l Congresu, el Senáu o los parllamentosantidisturbios autonómicos. Oponese a los desahucios. Facer semeyes de les fuerces públiques (nin siquier los periodistes). Lo que llamen «falta de colaboración con la policía» (a xuiciu d’ellos, claro) etc. etc. Y como faltes leves una cosa que ye «exhibicionismo obsceno» (recordemos a aquel Cabo Piris que, en Cáceres, ordenó retirar del escaparate d’una llibrería a la Maja desnuda de Goya). De tal mou que, aiciones como les que fai, por exemplu, el grupu «Femen» pudieren entrar nesti apartáu.

El mayor efeutu castrador que produz too ello ye la desapaición de les garantíes procesales, que caltenía l’antiguu Códigu Penal, camudando a los xueces polos policíes. Esto lleva al abogáu Carlos Sánchez Almeida, miembru fundador y direutor llegal de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) a afirmar que «esta forma de legislar tiene tristes antecedentes históricos: era la práctica habitual en regímenes totalitarios. y evidencia un desprecio absoluto al poder judicial. Desde el 15M han sido numerosas las sentencias absolutorias en juicios de faltas contra los activistas que ejercían la desobediencia civil pacífica. Al despenalizar las faltas, desaparecerán los jueces y las garantías del proceso penal para ser sustituidos por multas de policías a los que la ley otorgará total credibilidad.» 

Poro hai que llograr que, cualisquier grupu o coalición que llegue al poder nes prósimes eleiciones, a lo primero que se comprometa seya a derogar esta llei que nos torna a los escuros años del franquismu.