close
¿Nun taremos pasándonos?

¿Nun taremos pasándonos?

2016-05-17547Visitas

Sporting mantienseAcabóse yá la lliga de fútbol y col Sporting en Primera. Dicir que la ciudá, y otres tierres que nun son la ciudá, fervió d’entusiasmu patrióticu ye poco. Hubo -y abúltame que nun ye desaxerao dicilo- una verdadera hemorraxa de sportinguismu a tal puntu que ya me paez un poco demasiao. Nun quiero ser un «cenizu», nin creo que pueda ponese en dulda la mio querencia pol equipu llocal. Equí mesmo, nel blogue, afirmo qu’un de los mios suaños de neñu (y de mayor porque nun puedo) yera ser delanteru centru del Sporting. Y sígolu siempre anque ya tengo dicho que, dende tiempu, nun voi al campu porque m’acoyonen les grandes mases de xente y me fieden (nel fútbol en xeneral) determinaes actitúes filofascistes. Pero lo d’estes caberes selmanes ye dafechamente escesivo.

Y ye un poco de ponese coloráu qu’una nietina de cinco años tenga que te dicir que si nun sabemos falar d’otra cosaSporting mantiense 2 más que de fútbol. Que yá ta bien. Porque, amás, nun ye sólo que se fale de fútbol, ye que dícense coses que deberíen danos vergoña y que diches en cualquier otru contestu nun almitiríemos por dir escontra lo que llamamos «les nuestres creencies». Eses apelaciones a la Santina, a San Nicolás, a fuercies sobrenaturales que van venir n’axuda del equipu, tán fuera de llugar, pero aceutámosles como dalgo «normal». Dacuando vienen camuflaes, como eses camisetes nes que figura Preciado con -creo- l’utilleru muertu del Sporting, diciendo qu’ellos tamién collaboren. Y un de los que les llevaben afirmaba qu’axudaríen «onde quiera que tuvieren». ¡Coime, onde van tar! O somos creyentes y dicimos nidiamente qu’axudarán dende’l  cielu -asumiendo la creencia católica- o nun hai otru sitiu onde tean dende’l que puedan collaborar. Y pue falase en broma, como faigo yo, de qu’esisten los milagros, pero termina asocediendo como coles procesiones de Selmana Santa, que pasen de recuerdu pintorescu a fervor relixosu.

Les cais, les tiendes, los chigres, los guah.es, por supuesto los serios güelos que peinen canes, vestíos de roxiblanco, al puntu de que’l que nun vaiga, o  la tienda que nun tea «engalanada», puen resultar «sospechosos» de pocu patriotismu. En fin, la entruga que, al final, siempre queda nel aire: ¡Qué sería de toa esa enerxía aplicada a defender lo nuestro, a Asturies y lo asturiano, pero daveres! Con menos «mística» y con más realismu, como faen otros que nos comen la tostada. Hasta pa esto siguimos siendo «grandonos». Qué caráuter más cabrón…