close
Ratzinger, alón.

Ratzinger, alón.

2013-03-12Dimisión PapaRatzinger391Visitas

papa-benedicto-XVI-2Entovía nun tenía nada escrito sobre’l Cardenal Ratzinger, «alias» Benedicto, dende que va un tiempu presentó la so dimisón, supongo que al Espiritu Santu.  Y ye que tantes y tantes páxines s’enllenaron cola noticia, los comentarios y los análisis que a ún quítense-y les ganes de meter baza. Lo de la televisión pública yá ye de vergoña. Que nun país aconfesional, s’enllenen tantes hores empobinaes al tema ye, amás d’un derroche, un insultu a los nun creyentes o creyentes d’otres relixones. Ta bien que se comente la noticia, inclusive que s’analice, pero la propaganda y l’espectáculu circense que nos llanten, un día sí y l’otru tamién repuna a les piedres: y lo que te rondaré, morena. En fin, la xente yá ta castigándolos nes audiencies que baxen como meteoritos.

Y ocurre, amás, como con los muertos cuando yá nun tán, resulta que yeren bonísimos, unes grandes persones y vamos a echalos muncho de menos. Agora, hasta los supuestos «progres» falen favoratiblemente d’esti paisano pol fechu de tirar la toalla al nun poder poner orde nes sos tropes. Amás, claro, del deterioru físicu, y ye que nun pue nomase Papa a dalguién con 78 años. En cualquier otra actividá humana taría yá pal «desguace» profesional.

Pa los torpes de maxín o los proclives al perdón mortuoriu, hai que-yos recordar qu’esti elementu yera’l Presidente deCónclave la Congregación para la Doctrina de la Fe, organismu sucesor de la «santa» Inquisición, cuando fue nomáu Papa. Asina, un de los más reputaos teólogos qu’hai n’España, Juan José Tamayo, diz d’él que fue «… el gran inquisidor de la fe cristiana», y Tamayo tien motivu pa sabelo porque, precisamente él, fue un de los «represaliaos» del agora dimisionariu. Un Papa que principió silenciando l’asuntu de la pederastia, y cuando nun tuvo más remediu porque l’escándalu españó con fuercia, nin aplicó les midíes que contempla’l derechu canónicu pa estos casos, nin collaboró colos tribunales civiles pal so esclariamientu. Y, como vuelve a dicir Tamayo: «El Papa no ha sabido dar respuesta a los más de 1.200 millones de católicos que hay en el planeta y que buscaban respuesta a cuestiones como  la libertad de expresión y cátedra, y ha limitado el pensamiento crítico de la iglesia.» Nun digamos nada del tema de la muyer que nun tuvo nengún avance, más bien tolo contrario, nes sos posiciones nel senu de la Ilesia. Eso sí, agora, nel so retiru espiritual, van curialu un grupu de monxes que pa eso sí que valen.

Congregación para la Doctrina de la FeEstos díes podemos ver el coloríu de los ricos ropaxes cardenalicios y la presunción de los monseñores que se pavoneen como supervedetes poles estancies vaticanes. Quiero creyer que si, pa sustu de toa esta aristocracia clerical, baxase de nuevo a la tierra el Xesús de Nazaret, el Xesús de los probes, los enfermos y los perseguíos, volvería a cargar escontra toos ellos, llamándolos «sepulcros blanqueaos», talo que fizo colos escribas y los fariseos. Antecedentes d’estos qu’agora vuelven a xuntase pa escoyer a ún d’ellos. Nun creo que vuelva a tocar «el gordu», saliendo otru Xuanín XXIII. Yá s’encargarán ellos de que nun seya asina. Mentanto, dende esti blogue aconfesional, anque interesáu en tolos temes, dígo-y con indiferencia: ¡Alón, Ratzinger! Bien dimitíu tas.