close
Sampedro o l’allabancia de la contradición

Sampedro o l’allabancia de la contradición

2013-04-15José Luis Sampedro415Visitas

jose-luis-sampedroCreo que nun fai falta poner más p’aldovinar que toi falando de José Luis Sampedro, l’escritor, economista y como se diz agora «humanista», recién fallecíu estos díes d’atrás. Como suel asoceder nestos casos, tolos periódicos, televisiones, tertulies y políticos varios fartúquense de poner poles ñubes a esi paisano, y a lo que dexó dicho, como si tuvieren d’alcuerdu con él, cuando en realidá la so visión de les coses ye xustamente la contraria. Falen d’esi «humanismu», cuando ellos tán deshumanizaos. Cellebren la so visión de la vida y de los sos valores, cuando nun tienen valores y la so visión de la vida nun tien un res que ver cola d’aquel. Llamenten la so muerte como si fuere ún de los suyos, cuando lo que defenden ye tolo que Sampedro odiaba.

Pero, al marxe d’esta inconsecuencia de los «medios» y de los políticos, siempre repitida, ye cierto qu’una gran cantidá de xente llamentó la so perda. Yera una persona que, anque pudieres nun tar d’alcuerdu con ella, reconocíes-y el so valir. A mi tamién me tien pasao. Y ensin embargu, lo que más me prestaba d’él nun yera esa conceición como de «santu laicu», que dalgunos-y ponen, sinón tolo contrario: les sos contradiciones.  Porque José Luis Sampedro fue una persona mui contradictoria. Entemecíu al principiu nel antiguu sistema capitalista, escribió llibros d’economía (un d’ellos dábamoslu na Facultá), fue caderalgu na Universidá que llueu tanto criticó y ocupó, na menos que per 15 años, el puestu de Subdireutor Xeneral d’un Bancu, concretamente’l Bancu Esterior, un de los enemigos de los caberos años de la so vida. Pese a too ello, o meyor, gracies a ello, ye polo que yo lu almiro. Y ye que a min nun me presten eses persones dafechamente íntegres, pures, que tola so vida tuvieron los mesmos pensamientos, la mesma «ideoloxía», como si fueren unos «santones» al marxe de la sociedá, al marxe de la vida. Nun sólo nun me presten, sinón que nun me fío d’elles. Paezme dalgo illóxico y enfermo. Abúltame que ye más normal la contradición, el cambiu de criteriu, non por intereses personales, sinón como etapes que se van superando. La vida ye mui rica y ufierta munches opciones, nun ye malo dir probando dalgunes y dir viendo cuáles son meyores qu’otres.

José Luis Sampedro pasó por munches d’eses etapes, pero lo bono d’él ye que, en cauna d’elles, intentó ser meyor yEStructura Económica contaxar a lo que facía d’esi espíritu d’humanidá que-y salía pelos poros. L’otru día sentilu dicir nuna entrevista, yá póstuma, que cuando yera caderalgu les dos pallabres que lu podíen definir yeren: l’amor y la provocación. L’amor a lo que facía, al so trabayu, a les sos enseñances, a los sos alumnos… y la provocación pa facelos reflexonar, pa facelos pensar por sí mesmos. Odiaba eso que se da en nomar «el pensamientu únicu», por eso taba a la escontra de los planes de Bolonia. Y agora, na última estaya de la so vida, nun podríemos imaxinalu, como n’otros tiempos, de Subdireutor d’un Bancu, porque eso fue dalgo yá superao, ya inclusive igual necesario pa llegar al so pensamientu últimu, porque’l pensamientu humanu nun ye dalgo fito, inmóvil, va camudando cola esperiencia, coles llectures, colos socesos que trescurren a lo llargo de la vida. Somos frutu de la contradición, y si non, lo que facemos ye repitir lo que pensaron otros, lo que decidieron otros que yera bono o malo.

   Sampedro nun yera un Sampedro, yera munchos «sampedros» y eso lu facía «ricu» (non de perres, claro), atrautivu, porque lo importante nun ye la contradición, sinón la consecuencia, que nun ye lo mesmo. Y él pudo ser contradictoriu, pero fue siempres consecuente. Hai muncha xente agora que, aprovechando la picalina de la fola, diz que Sampedro fue’l referente de los indignaos. Eso ye una babayada. Él sumóse a dalguna de les asamblees como ún más, ensin protagonismos. Pero’l movimientu de los indignaos espoxigare igual con Sampedro o ensin Sampedro, como’l Mayu del 68 tendría salío con Marcuse o ensin Marcuse, que por cierto d’aquella nun lo conocía nin so madre. De José Luis Sampedro quédome con munches coses, pero sobre too esi afán de mirar siempre p’alantre, hacia’l futuru. Porque como él siempre dicía: Nun ye qu’otru mundu seya posible, ye qu’otru mundu ye seguru. Descanse en paz.