close
Un cura, un paisano.

Un cura, un paisano.

2012-03-08Bardales452Visitas

bardalesEl fallecimientu de José Manuel Díaz Bardales píllame per tierres gallegues, ensin poder dir a da-y la última despidida. Nun puedo dicir que la so muerte fuere sorpresiva, porque sabía qu’andaba malín dende va tiempu. Les últimes semeyes que vi d’él amosaben un aspeutu mui desmeyoráu. En cualquier casu, la muerte ye siempre sorpresiva, anque tengamos una anuncia d’ella.

Repúname bastante, anque entiendo que yera obligao, el sermón del Obispu d’Uviéu diciendo lo muncho que compartía con Bardales. Nun yera asina. Yo creo que compartíen poco, a nun ser na creyencia en Dios y en Xesucristo, y pa eso habría que ver en qué Dios creyía l’Obispu y en que Dios creyía él. De xuru que tampoco nun lu maxinaben igual.

Conocí a Bardales cuando yera párrocu en Tremañes. Por cierto, tampoco agora se recuerda que’l pueblu d’aquel barriu obreru púnxose a la escontra d’él, hasta’l puntu de dexar de dir a la ilesia, porque Bardales sacó a los xitanos de les míseres chaboles nes que vivíen, y metiólos nunes cases prefabricaes que llantó nos terrenos eclesiales. Aquello nun-yos gustó (¡vaya católicos!) y ficieron campaña escontra él. Nun lu echaron p’atrás. Fui con Tere a velu porque ella yera d’aquel barriu y quería que’l so fíu Mauro se bautizare ellí. Aceptó encantáu y, nun recuerdo mui bien por qué, el bautizu fízose na nuestra casa nun actu íntimu y carnal. Depués supe del so treslláu a La Calzada pa sustituyir a otru gran cura y gran paisano, José Luis Martínez, retu difícil qu’él superó abondamente.

N’otros llugares se recueye’l gran llabor que fizo nel barriu y fuera d’él. Yo quiero destacar dos aspeutos polos que lu siguía nos caberos tiempos: Un yera l’artículu selmanal qu’espublizaba nel diariu «El Comercio». Avezaba a tratar de temes d’actualidá, unes veces rellacionaos cola ilesia, pero otres con motivos sociales o humanos. Siempre atináu, progresista, poniéndose de parte de los más probes y más débiles (suelen ser los mesmos). Y siempre faciendo campaña a favor de la Teoría de la Lliberación y de los que la encarnaben, y dando «caña» a la Conferencia Episcopal  (igual que l’Obispu…). L’otru siguimientu yera al rodiu de los sos sermones na parroquia de La Calzada. Quede too dicho con que, nun siendo creyente, dalguna vez tengo dío cola muyer a sentilu falar.

N’ocasiones como ésta prestaríame tar enquivocáu y que daveres esistiere Dios, pa que pudiere tener sentáu al so llau, con arguyu, a persones como José Manuel Díaz Bardales. Un abrazu.