close
Un Programa que nun ye programa

Un Programa que nun ye programa

2014-12-02Programa Podemos422Visitas

PodemosAndaben partíos políticos y tertulianos varios achisbando, col cuchiellu ente los dientes, el momentu en que’l grupu «Podemos» (nun sé si yá ye «Partíu») sacare’l so programa políticu del armariu. Tanta espeutativa se creare, tantos votos sacaben nes encuestes, tantu mieu teníen los vieyos partíos españoles y los «charranes» de toa frasca, que toos naguaben porque, eses poques xeneralidaes que los de Podemos remanaben, se concretaren nun Programa pa, d’esi mou, poder llanzase al abordaxe, espedazando cola so incredulidá cualquier propuesta qu’aquellos ficieren, fuere bona, mala o regulinez.

Y Podemos cumplió cola so obligación (en dalgún momentu tenía  que ser) y asoleyó una riestra de puntos qu’abarquen tol espectru socio-económicu-políticu-relixosu-militar. ¿Nun queríen taza? Pues toma taza y media. Toméme la molestia (non muncha, la verdá), d’echar una güeyada a los enunciaos propuestos pol grupu de moda nel Estáu Español, cola seguridá de que nenguna fórmula máxica diben a sacar de la chistera. Sobre too porque eses fórmules máxiques nun esisten y la realidá ye la que ye, o seya, bastante testerona. Por eso nun me pasó como a otros munchos que paez que se decepcionaron coles recetes que pretende cocinar el Grupu/Partíu encabezáu por don Pablo Iglesias. Y ye qu’eses recetes namás falen, como faen munchos cocineros, de que la clave ta en facer una dieta mediterránea, pero nun te dicen cómo se prepara un besugu a la espalda.

Resumiendo, porque güei toi un poco retóricu, lo qu’en realidá ufierta Podemos al mercáu nun ye un Programa, ye una Declaración de Principios. Son coses mui  distintes. Una Declaración de Principios quédase, como’l so nome indica, nel mundu de los principios, de les xeneralidaes, lo cuál nun ye poco, porque lóxicamente pa facer dalgo, cualquier cosa, primero tenemos que saber qué pretendemos, cuálos son los nuestros ideales, a qué tendemos y a qué nos gustaría llegar. Nun tolos principios son iguales, y los de Podemos son mui d’allabar: Crear empléu decente, una auditoría ciudadana de la delda y una restructuración de la mésma, una banca al serviciu de los ciudadanos, controlar les actividaes de les multinacionales, una política fiscal y tributaria xusta y tresparente, el drechu a una renta básica (o como queramos llamala) pa toos, xornada de 35 hores, xubilación a los 65, etc. etc. porque la cosa ye mui  llarga. Pero, claro, eso nun ye un programa. Un programa tien de citar el puntu al que queremos llegar, pero tamién hai que dicir cómo vamos facelo. Y ehí ye onde Podemos quédase curtiu, por nun dicir que nun avanza nada. ¿Cómo van conseguir toes eses coses que dalgunos podríemos firmar? Silenciu o afonía.

Y ensin embargu, nun debiéremos criticar por ello a Podemos, pues eso ye lo que siempre fizo la clas política española diciéndonos que teníen unPSOE-OTAN Programa. Soltaben una riestra xeneralidaes y colábenlo como si se tratare del so llabor políticu diariu. Nun sólo eso, sinón qu’ al estilu «marxista grouchista», cambiaben de principios cuando-yos interesaba. Asina d’aquel: «OTAN NON, BASES FUERA», pasóse al de «OTAN . de entrada NON», pa finar tragando, como’l panchín, la OTAN, les Bases y lo que viniere depués, que vieno muncho.

Dexemos, entós, al famosu «Programa» de Podemos como lo que ye: una mera declaración d’intenciones. Y al igual que la Constitución diz que tou español tien drechu a una vivienda digna, y a un puestu de trabayu, y a naide (salvo la película de Resines) se-y ocurre dir a pidir cuentes al Rey, tampoco vamos poder dir a pidir cuentes a Pablo Iglesias porque diga qu’hai que poner una Renta Básica pa tolos españoles. En cualquier casu, prefiero la dieta mediterránea de Podemos, que la comida basura de los otros partíos.