close
Urbano: la voz de Conceyu Bable-Xixón

Urbano: la voz de Conceyu Bable-Xixón

2022-03-27Urbano Rodríguez538Visitas

Corría’l branu de 1975 y un grupu d’amigos asturianistes, que se constituyeren pocos meses enantes como Conceyu Bable-Xixón, principiaron un programa radiofónicu en EAJ 34 Radio Gijón, que se llamaba «Asturies na so cultura y na so llingua». Duraba menos de media hora y paezme que yera los martes y los vienres. Nun sé mui bien quién fue a xestionar la creación del tal programa, anque nun taría mui lloñe de Xuan Xosé Sánchez Vicente que yera mui cabezaleru del grupu, anque llueu tuviere que colar pa l’Infiestu a dar clases. El casu fue qu’ellí ficimos unes «pingarates» radiofóniques xente como Monchu Díaz, Amalia Trancho, María Teresa González, Dubardu Puente, Helios, Agustín Pascual, y yo mesmu; más tarde Manfer de la Llera, y siempre Urbano Rodríguez y Ana Fueyo. Voi dicir «ente dellos otros» porque seguro qu’escaezo a dalgún más. La música del programa preparábala Monchu Diaz, del fondu asturianu que tenía la propia emisora, y constaba de tres partes: un pequeñu «Entamu» sobre l’actualidá cultural, social o (inclusive) política asturiana, una parte gramatical, y la llectura d’un cuentu o un capítulu de dalgo más llargo como llegó a ser «El principín», na torna de Xosé Lluis García Arias. Por cierto que, por mor de la mio voz «aneñada», en pallabres de los collacios, yo fui El principín a lo llargo de tol tiempu que duró.

Güei fuimos al funeral civil d’Urbano Rodríguez y dimos el pésame a la so familia. Y ente abondos sospiros recordé, de tolos años que duró la nuestra amistá, aquellos primeros tiempos de la radio cuando, ilusionadamente militábemos nesi campu de la llingua y de la cultura asturianes, camentando n’aventar galbanes y povises d’aquellos «Rinconinos del bable» que, mui de xemes en cuando, aparecíen polos periódicos. Urbano tenía una voz mui microfónica, guapa, fonda, y anque la parte que facía yera un migayín pesada (muncho, la verdá) dábanos envidia la soltura colo que la facía, al llau de munchos de nosotros que teníemos que repitir porque nos trabucábemos, o entrábanos la risa. Elli yera tou un profesional.

Muncho fizo Urbano pola llingua asturiana: nel campu social, na escuela como profesor, n’Academia de la Llingua de la que llegó a ser Secretariu durante munchu tiempu… Fue siempre un bon amigu y exemplu en munches de les sos xeres. Inclusive nel mundu lliterariu, con esi guapísimu poemariu infantil, que merecería ser reeditáu, de «Poemes pa neños», de la Coleición Escolín. Por too ello merez ser recordáu, anque yo esta mañana sonreía alcordándome d’aquelles «histories de la radio» de va 47 años. ¡Nada menos! En fin, que güei ye un día murniu y que con Urbano marcha una parte de la nuestra historia. La piquiñina, pero la nuestra. Que-y seya la tierra suavina y que nos perdone nun ser quien a facer a la nuestra llingua (la suya y la mía) oficial. Descanse en paz.
(Semeya: La Nueva España)