close
30 DÍAS SIN DEPORTE

30 DÍAS SIN DEPORTE

2012-07-11361Visitas

Darréu, póngovos la collaboración mensual del entrenador nacional y críticu deportivu, Antonio García Oliva, esta vez al rodiu de les olimpiades. Que vos preste.

                                                                                                        El Examen Olímpico
                                                                                                                                                             por   Antonio García Oliva

          El deporte español tiene una fecha de referencia o ruptura, claramente delimitada por los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano del 92. En dichos juegos adquirimos de forma acelerada la mayoría de edad deportiva. Antes de ellos, éramos un país con escaso deporte participativo, salvo en aquella asignatura nefasta de nuestro largo bachiller. Y si acaso, con algunas figuras deportivas muy concretas, como el tenista Manolo Santana, el motorista Ángel Nieto o el golfista Severiano Ballesteros que, con sus éxitos individuales consiguieron que este país se diera a conocer a todos los niveles. Por supuesto, a nivel de equipo, habría que añadir los triunfos europeos del Real Madrid que, por aquellas fechas y gracias a la aportación de figuras extranjeras, consiguió ser el equipo de  referencia en Europa. A partir de Barcelona 92, que no solo fue un éxito deportivo sino también organizativo y económico, el deporte hispano, con 27 medallas olímpicas que nadie esperaba, se aúpa a lo mas alto del deporte profesional del mundo. Con aquel inicio, o lanzamiento, en España se empiezan a poner las  bases para un deporte mejor. La proliferación de cursos de Especialización para técnicos de todos los deportes, las Escuelas Deportivas, las Fórmulas de Promoción, Los Centros de Alta Tecnificación (CAT) y los centros de Alto Rendimiento (CAR) aparecieron por todo el suelo patrio, llenando de conocimientos e información a todo el deporte español. Y así, 20 años después, nuestro deporte está irreconociblemente mejor. Somos Campeones del Mundo o “casi”, en fútbol profesional, en fútbol amateur, promesas, en Futbol Sala. Así como también en Baloncesto, en Balonmano chicos y chicas, en Hockey sobre Patines, Natación sincronizada. A título individual los mejores en tenis, y no  solo Rafa Nadal, sino todo el equipo de Copa Davis. En ciclismo, en motorismo en las tres categorías. En coches, con Alonsín el nuestru en la F-1, en Rallys o en los Raids de Dakar, etc..Pero ahora llegan los Juegos Olímpicos, esta vez en Londres, que seguro van a resultar espectaculares. Y con ellos, muchos deportes poco conocidos o  minoritarios: Vela, Voley-playa, Hípica, Halterofilia, Tiro con Arco, Taekwondo etc. en los que España aún no destaca. Seguro que nuestros deportistas serán examinados con lupa y calificados con exigencia, lo primero por los propios españoles, faltaría más. Pero tampoco hay que rasgarse las vestiduras. En los tres deportes olímpicos por excelencia, y los más televisados, el Atletismo, la Natacion y la Gimnasia deportiva, apenas si tenemos opciones, nos falta tradición. El Atletismo está en renovación, después de los escándalos del doping, y en los otros dos avanzamos pero aun lejos de las medallas. Más opciones tenemos en los deportes de equipo: Baloncesto, Balonmano masculino y femenino, o Fútbol, donde presentamos un equipo inferior. Quizás con alguna opción individual en Piragüismo, Vela, Taewondo o Esgrima…hay mucha gente buena en deportes todavía poco desarrollados en nuestro país.

          Por eso, esta especie de examen deportivo de Londres es importante, pero más para otros países del primer mundo que no salen ni un solo día en los noticiarios. Para nosotros lo es menos, ya que tenemos hechos los deberes, con nota, desde hace unos años, años llenos de hazañas impensables. Países vecinos que se darían con un canto en los dientes por poder alcanzar las migajas en el festín deportivo español. O sea que en Londres, todos tranquilos.