close
Carlos Rubiera

Carlos Rubiera

2014-09-14541Visitas

pleno 14.jpgAnuncia esti día Carlos Rubiera que nun va a volver a presentase a les eleiciones municipales col grupu de Foro. Que nun quier repitir como conceyal, casu de que’l partíu sacare los suficientes votos como pa ello. Y yo, desapasionadamente, pienso que ye una decisión que lu honra, y esto dicho al marxe del so llabor na política municipal, que pudiere ser discutible. Y ye que yá toi fartu de toa esa «tropa» que vive dafechamente de la política, como si fuere una profesión pa tola vida. Hai xente, de toos conocida, que tuvo la, vamos llamar suerte, de metese nun partíu politicu cualquiera arreyáu al poder (al que fuere), y ellí s’eternizó pasando d’unos puestos a otros o inventándo-y puestos nuevos pa que siga «chupando del tetu». El casu más sangrante, pol cargu qu’ocupa, podría ser el de la Ministra d’Emplegu y Seguridá Social, o seya, la ministra de trabayu, que nunca trabayó na so vida ocupando siempres cargos na política del PP. Pero n’Asturies, y en Xixón, hai otros casos paecíos: Veiga, Carcedo, Zapico, Fernández (doña Mercedes), De Lorenzo, etc. etc. porque la nuestra política doméstica ta enllena de vieyos «rockeros» que nin muerren nin los echen. Poro, el qu’un conceyal que nun dexa la política por dalgún escándalu xudicial o personal, vaiga pa so casa a siguir a siguir faciendo lo que siempre fizo y a vivir de los sos propios recursos ye una «rara avis» que nun abunda nestos tiempos.

Añadir que, dende’l mesmu momentu del so nomamientu, Rubiera fue suxetu d’una campaña -parte espontánea, parte interesada- que criticó con bastante ensañamientu tolo que de la so mano venía. Nun quier esto dicir que’l conceyal de Foro nun metiera la pata en delles ocasiones: claro que sí, como yo mesmu recoyí en dalguna d’estes entraes, pero a min dame la impresión, ya igual ye más qu’una impresión, que en too ello tuvo que ver tamién el so orixe campesín y el so pasáu asturianista. Eso ye dalgo que munches persones nun-y quixeron perdonar. Eso xunto coles crítiques imparciales, debíes a los sos posibles enquívocos, que tamién los hubo.

Nun voi agora a volver a revisar aciertos y fallos de Rubiera, que de too hubo, anque dalgunos de los fallos que se-y achacaron, como’l famosu relevu na direición del Festival de Cine, yeren de normal práutica política (el que llega pon a los suyos nos puestos de decisión), lo cual nun quier dicir qu’esta práutica seya bona. Y dende llueu, pese a la interesada opinión a la escontra, el Festival del Arcu Atlánticu ye un bon aciertu. En cualquier casu, nun trato de facer equí un balance de la so actuación d’estos años. Sólo quiero amosar el mio respetu a un paisano que se metió circunstancialmente en política pensando en prestar un serviciu a la comunidá, y que una vuelta cumplíu esi afán, torna a la so vida civil como una persona más. Un exemplu, repito, qu’otros munchos, quiciás los que más lu  criticaron, deberíen de copiar.