close
El Sporting: hai amores que maten

El Sporting: hai amores que maten

2014-10-16617Visitas

Real_Sporting_de_Gijon.svgLleven les peñes del Sporting unos cuantos meses atorrándonos per tierra, mar y aire con una campaña de desprestixu, acosu y derribu escontra los actuales mandatarios del equipu llocal. A lo que paez, son los causantes de tolos males que carez la entidá, cifraos en que nun-yos salen les cuentes y deben perres a Facienda. Too ello endolcao nun eslogan que ye, más o menos, «Lliberái al Sporting», lo cual equival a dicir; «marchar pa casa, dexar los vuestros puestos, y los que tenéis perres ehí metíes regalá-yles a otru que venga detrás (nun se sabe quién). La cabecera de la «rebelión de les mases» llévenla una peña que tien nome de secta relixosa americana -«Tu Fe nunca decaiga»- y el reponsable d’un programa deportivu de la SER qu’alienda al personal pa tener un protagonismu que, d’otru mou, nun tendría.

Nesti tema del fútbol persabemos que les pasiones avecen a andar sueltes, pero suponemos que tratamos con xente mayor con un par de deos de frente, y non con unos guah.es encaprichaos con un balón que-yos traxeron los Reis Magos. Y si falamos con paisanos/es, habrá que recordar que’l Sporting nun ye una entidá pública, nin siquiera un Club de Fútbol. El Sporting ye una Sociedá Anónima, con unos propietarios llegales que son los accionistes, ente los cuales hai mayoríes y minoríes, como asocede en toles empreses d’esi calter. Les mayoríes, lloxicamente, gobiernen, y nomen a los téunicos y empleaos que meyor  consideren pa los fines que se pretenden. Poro, esa pretensión irresponsable que se siente perehí de que «los dueños del Sporting somos los socios», ye falsa. Los socios paguen un recibu p’asistir a un espectáculu -bonu o malu- y poder espresar la so opinión al rodiu d’él. Nada más. Como si yo fuera un abonáu a la Ópera, que nun tendría derechu a proclamame dueñu del teatru, nin de la compañía. Pago, veo y opino. Y punto.

Y ye que a esta situación llegóse, precisamente, cuando los equipos yeren Clubs de Fútbol, en manes de los socios, vivíen de les cuotes y yeren estos, los socios, los que mediante votación escoyíen a les Xuntes Direutives. Aquello empobinó a un desastre total, con unes deudes multimillonaries, por gastar lo que nun se tenía irresponsablemente, ensin dar cuentes a naide nin responsabilizase de nada. Les autoridaes deportives acabaron con aquello oblligando a los clubes a constituise en lo qu’agora son: sociedaes anónimes, reponsables como otra cualquiera frente a les sos obligaciones llegales. Esi yera’l momentu de dar un pasu alantre y facese dueños del queridísimu Sporting de los nuestros amores. Pero ¿quién dio esi pasu alantre? ¿Ónde taben estos qu’agora pretenden ser, pol artículu 33, los dueños del equipu? Esapaecíos en combate. Tuvo que ser el denostáu señor Fernández y dalgún otru inversor los que salvaren al Sporting de nun baxar a Tercera, col sofitu inestimable del Ayuntamientu de Xixón que se vio obligáu a facese con un restu, necesariu pa completar la operación. Restu que llueu-y compró llegalmente Fernández que se fizo’l mayor accionista del club.

Eses son les coses tal y cómo pasaron. Que depués Fernández metiera la pata (que la metió), y l’equipu tuviere tal o cuál deriva futbolera nun Sporting-Tenerife-07-06-2014-SPORTING.3cambia nada. El Sporting nun ye patrimoniu de los socios, sinón de los accionistes, n’orde de capital d’arriba a abaxo. D’esi mou, tuvo de ser Fernández el que, en momentos de crisis económiques, punxera «el güevu», en forma de perres o avales, y nun se pidió nada a los socios, porque nada teníen que poner: ellos paguen el recibu o la entrada y ehí termina la so responsablidá. Poro, l’actual campaña nun se entiende mui bien. Hai que partir de que’l fútbol ye un negociu ruinosu, esceuto, claro, pal Real Madrid, el Barsa y dalgún más que se financien colos enormes ingresos de televisiones, marques comerciales y operaciones inmobiliaries más que duldoses. Los demás equipos, que cobren migayes de too eso, tán «cagando la fame», con deudes a Facienda, la Seguridá Social y los propios xugadores. El Sporting nun ye una esceición. Sólo con un ascensu iguaría, de momentu, la so situación. Pero sólo de momentu. Según eso, habría qu’echar a les directives y a los accionistes del 90% de los equipos de fútbol, cola dulda de cómo diben facer los que vinieren detrás pa facer viable una cosa que ye inviable.

Hai una solución muncho más fácil que too eso: que se xunten toos esos «salvadores» del Sporting, xunto con esos hosteleros que siempre paez que quieren entrar pero nun enntren, y los empresarios que quieran facese famosos, y que compren, pero de verdá, les acciones de Fernández. Toi seguru de qu’él taría encantáu de desfacese d’elles pero, claro, nengún empresariu, por muncho que quiera a la so empresa, regala les sos perres a dalguién que nin siquiera tien un plan medianamente creyible de futuru. Tolo demás, ye xugar a la escontra d’eso que se diz que tanto se quier. Y desestabilizalo, agora que l’equipu, que ye frutu de la direutiva sportinguista, paez que pue poner camín de los puestos altos. Y ye que, una vuelta más, hai amores que maten.