close
Hai que volver al «monxu/soldáu»

Hai que volver al «monxu/soldáu»

2013-01-17425Visitas

Esti martes pasáu, na presentación na Casa Cultura d’Avilés del llibru «El xaretón del embeligru», entamé dando les gracies al publicu pola so asistencia. Pero ello nun yera un meru formulismu, sinón que dixi que yera una necesidá. Hai que zarrar files. Porque a la vista la situación actual de la llingua, de la lliteratura, y de la cultura asturiana en xeneral, vamos tener que volver a los tiempos primitivos de «Conceyu Bable» en que, los qu’ellí tábemos y otra xente d’otros grupos asturianistes, desendolcábemos un llabor de monxos/soldaos.

Una dómina na que, como nada taba fecho, teníemos que partir dende abaxo pa poder dir xubiendo pasu ente pasu. L’asistencia masiva a cualisquier actu lliterariu o social. El mercar tolos llibros que diben saliendo que, claro, nun yeren munchos, pero ye lo que nos espera. La propia autofinanciación de los llibros: Yo recuerdo que los primeros escritores del Surdimientu financiamos los nuestros llibros «d’estrenu» del propiu bolsu, n’ediciones mui rústiques que pautábemos cola imprenta. Yera la forma de poder publicar, de dir visibilizando la llingua, la lliteratura, l’espíritu asturianista…

Llueu la cosa medró y hubo quién llegó a avergoñase d’aquellos anicios. Los escritores yá yéremos xente importante, con un estatus y que teníemos pa escoyer varies editoriales, y llibreríes onde llucíen los nuestros llibros nos escaparates. Enterróse l’hábitu del monxu y la espada del soldáu, y ascendimos na escala social. Yá escribíemos nos periódicos y hasta tuvimos unu que fue «cuasi nuestru».

Agora, a la vista’l pieslle d’editoriales, de que les llibreríes especializaes trancaron cuantayá, de que’l periódicu «cuasi nuestru» desapaeció, de qu’otres asociaciones que sacaben llibrinos o revistes tienen que dexar de facelo, de que grupos de teatru anuncien el cese, de que les pequeñes empreses audiovisuales idem de idem, de que la llingua nun paez tener sitiu na enseñanza, según los nuevos planes, de que’l cuentu de la toponimia y toles instituciones que l’aprobaron nun val pa nada… a la vista too eso, da la impresión de que, en llugar de construyir sobre roca, ficímoslo como los castiellos na playa, sobre arena moyao. Y ta aportando la marea…

Asina que nun va a quedanos más remediu que volver a desenterrar l’hábitu, y quita-y el ferruñu a la espada. Nun va a quedar más remediu que principiar a pensar que, en realidá, nunca nun fuimos tan importantes como creyimos y vamos tener que volver a entamar dende l’anicu: Financiándonos los llibros. Mercando los que saquen los collacios. Respaldando cola nuestra asistencia y el nuestru enfotu los actos lliterarios o sociales de «los nuestros». Enllenando los periódicos «suyos» de cartes n’asturianu con cualquier motivu. Aprovechando los requexos que nos dean nesos periódicos pa escribir na nuestra llingua. Enderechando los lletreros de los nuestros pueblos… En fin, nada nuevo. Volver a los oríxenes. O eso, o quedanos en casa, colos brazos cruciaos, mirando pa una televisión en castellán. Habrá qu’escoyer.