close
Humbertín

Humbertín

2021-02-13Humberto VallinaUSO440Visitas

Yera un de los meyores amigos. D’esos que vienen de mui lloñe… 45, 50 años. Y d’eses persones que te paez que nunca van a faltar na to vida, que son parte del paisaxe humanu nel que te mueves, nel que siempre te moviste. Conocímonos na llucha política, en realidá sindical, pero nel final de los años 60 nun había distinción, too yera político: les asociaciones de vecinos, les culturales, los sindicatos necesariamente clandestinos, los grupos o grupúsculos yá dafechamente políticos. Fue na USO como pudo ser en cualisquier otru grupu humanu, la consigna yera derribar a Franco y al franquismu causantes de tolos males qu’aquexaben al País. La nuestra presencia nel sindicatu qu’él ayudó a crear duró hasta primeros de los 70 cuando hubo una gran escisión. Nosotros, xunto cola mayor parte de militantes asturianos, salímonos mentanto otros, como Eleuterio Bayón o Manolo Hevia quedaron. Poro, dame muncha rabia que nes necrolóxiques que salieron nos periódicos póngase munchu empeñu en falar de militancia na USO, cincuenta años depués d’abandonala. Lo que nunca nun abandonamos fue l’amistá con él y la so familia: Mari Paz, gran lluchadora dende la Tabacalera, y los sos fíos, Raúl y Silvia.

Humberto Vallina Miranda, Humbertín pa los amigos, yera d’eses persones de gran corazón tapecíu embaxo una apariencia áspera, argañosa. Asemeyaba tar siempre enfadáu hasta qu’una sonrisa burllona lu delataba. Home de grandes saberes, siempre supo aplicalos a coses terrenales, cercanes, lloñe d’especulaciones teóriques ya inútiles que tanto presten a esos que quieren pasar por “intelectuales”. Resumíate con un par d’exemplos de sentíu común lo qu’otros tardaben una eternidá en saber espresar. Poro tanto me prestaba tar de palique con él na so casina de Tarna (gustába-y muncho la montaña) como na casa de José Agüera, llugar de tertulies o de partíos de la NBA que naguábemos por contemplar. Tuvo mui mala suerte cola salú, yá dende la xubilación, agravada nestos caberos meses hasta’l so fallecimientu, dándo-y onde más-y dolía como yera la espresión oral, el falar. En fin, quiero creyer qu’aún asina fue a esfrutar dalgo de la compañía de la familia y los amigos. Y voi dexalo equí pescanciando la imposiblidá de llantar nun papel toles vivencies que tengo d’él o condensar en cuatro llinies la so incomparable personalidá. Asina, dende la inutilidá del xestu, quiero unvia-y dende esti modestu blogue un abrazu mui, mui grande, persabiendo qu’él nunca fue de los qu’avecen a amosar los sentimientos. En fin ¡Hasta siempre, Humbertín! ¡Echarémoste muncho de menos!
(Semeya: El Comercio)