close
La rebelión de les mases

La rebelión de les mases

2011-02-24manifestaciones498Visitas

tahrir_11feb2011-375x281Gárro-y prestáu a Ortega’l títulu d’una de les sos obres más conocíes pa comentar, de mou mui curtiu, un tema que me paez d’interés. Hai munches «instancies» sociales (políticos, periodistes, publicistes, etc.) que quiten, en too o en parte, la importancia que siempre tuvo la xunión física de les persones pa reivindicar un tema concretu. Ye la dómina del individualismu. Aquello de la «xunión fai la fuercia», pasó a la historia. Los sindicatos, dicen, nun tienen xacíu (anque funcionaren bien, que non ye’l casu) y les manifestaciones son una rutina que nun conduz a nada. Hai un anunciu pela radio que diz que si tienes dalgún problema nel trabayu, que llames a «Legalia», qu’ellos te nomen a un abogáu que te axuda. Antes, si teníes un problema nel trabayu, dibes al sindicatu, y si’l problema yera colectivu, poníeste en güelga o lluchabes a comuña con otros de la manera que fuere.

El comentarista d’una revista selmanal que se vende col periódicu (un tal Daniel Córdoba), bromea col tema de mou superficial con coses como: «¿No les parece que las manifestaciones, al igual que los pantalones de campana, han pasado un poco de moda? Y pon como exemplu de «modernidá» a Islandia, onde pa protestar por nun sé mui bien qué, entamaron un «karaoke».manifestacion

Como broma pase, pero esi ye un xuegu mui peligrosu, y sobre too… mui desmovilizador. La presencia física nes calles. La solidaridad cola xente. La xunión en defensa d’un problema… nun puen ser sustituyíes por actitúes individuales nin pol emplegu de les nueves tecnoloxíes. L’exemplu que tán dándonos los paises árabes, saliendo a la calle, acampando nes places, desafiando públicamente a los tiranos, creo que debía facenos pensar que, quiciás, los vieyos métodos nun son tan inútiles como se pretende. Nun quiero dicir, claro, que debamos nós salir a la calle a derrocar a naide. Ye verdá que tenemos métodos democráticos pa cambiar a los dirixentes. Pero quiciás l’emplegu de la solidaridá física, el sentise al llau d’otros munchos que piensen como tú nun seya tan mala idega. Socedió cuando la protesta escontra la guerra d’Aznar y Bush. Volvimos a tomar les calles y les places, y la protesta sirvió pa que’l famosu Ansar perdiere les eleiciones. Ye cierto qu’hai métodos nuevos de protesta, pero a la fin, igual hai que volver a salir a demostrar lo qu’avezamos a cuntanos per internet. Internet sirve, claro que sí. Munches convocatories puen facese per esi mediu, pero igual nun hai que se quedar con protestes on-line y merez la pena calzase y baxar a la calle a protestar. Igual ye que tamos faciéndonos demasiao cómodos. O demasiao individualistes. Nun sé, a mi lo de los paises árabes ta dándome que pensar. Igual si consiguiéremos sacar un día a la calle a 25.000 persones en defensa de la Oficialidá, o de la especialidá pal Asturianu, o del nuestru Patrimoniu Cultural, o d’una candidatura al Parlamentu, les coses cambiaben. Igual ye cosa de preparalo. Si cayó Ben Alí, y cayó Mubarak, y pue caer el Coronel… ¿por qué nun puen «cayer» les coses que nos esmuelguen? ¿O tamos yá demasiao acomodaos na crítica de sillón? Sí, pese al sangre y a los muertos, hai díes que paga la pena poner la televisión y ver la xente na calle. Igual ye que yo soi demasiao ilusu. Igual…