close
LA REPARACIÓN D’UN OLVIDU

LA REPARACIÓN D’UN OLVIDU

2012-07-05Ana Fueyo416Visitas

Güei ocupa esta modesta tribuna una llectora qu’anda per casa, y que me la pidió prestada pa facer un comentariu de muncha actualidá. Lo dicho por ella, suscríbolo dende la primera hasta la última pallabra.

LA REPARACIÓN D’UN OLVIDU

        Ayeri supe que la mio amiga Ana Fueyo Llaneza fuere nomada Direutora Xeneral de Política Llingüística y ye ésta, quiciás, una de les meyores noticies d’esta triba que recibí en tou esti caleyar de va yá pa más de 35 años.  La noticia nun ye bona porque yo crea qu’Ana va facer que’l panorama decreciente, engorrosu y cansín en qu’anda metida la llingua vaiga a camudar sustancialmente, anque ella díxome que va dexar el pelleyu n´ello –Dios la llibre- sinon porque Ana merez esti reconocimientu tanto como’l primeru o la primera. Anque, la nominación, nesti país de cainites más qu’un premiu ye un castigu.

            Ana fue, hasta guei, la eterna olvidada d’esta historia piquiñina que ye’l nuestru surdimientu llinguísticu, cultural y políticu. Ana trabayó dende’l primer día de Conceyu Bable Xixón (1975) na testerona xera d’apurrrir la gramática asturiana a les muyeres y paisanos d´Asturies que, a traviés de les ondes de Radio Xixón, escuchábennos ablucaos ente sones de vaqueires, narraciones del Principín y comentarios d’actualidá  más colloraos de lo que´l tiempu permitía. Fizo casi tolo que n’esti terrén pue facese. Lo mesmo milenta banderines de papel -cuando nun había producción industrial- qu’entrevistase col cabezaleru del “ramu” pa tratar d’arrampuña-y la reivindicación del momentu. Ana aprovechó pa trabayar pol asturiano en toles estayes que la so condición de docente-y permitió, siempre pasándose, de llargo, de la so misión, diblando  pilancos y reblagando saltaeres.

         Falante patrimonial, siempre fue fiel a la llingua, conociéndola como pocos, tresmitiéndola en tolos ámbitos de la so vida. Nunca-y conocí una infidelidá o una traición. 

       ¡Norabona, Ana! Fai lo que puedas, naide te va a pedir más. Y pa los babayones ya ignorantes, especie abundante entre nós, primero informase y depués, si encartia, falar.

                                                                                                                                                  Amalia Trancho Menéndez