close
Les caricatures de Mahoma y la llibertá d’espresión

Les caricatures de Mahoma y la llibertá d’espresión

2012-09-28430Visitas

Andamos toos un poco esmolecíos por la reaición violenta de grupos de musulmanes, en distintos paises, al rodiu d’un vidiu y unes caricatures de Mahoma. Y toos coincidimos en que se trata d’una reaición descomanada, desmedida y sanguinaria (con bombes, tiros y munchos muertos) por un fechu que nun debería ser tan grave. Y amás, a xuiciu d’una gran mayoría, eses caricatures y esti vidiu puen defendese apelando a esi términu tan utilizáu de «la llibertá d’espresión».

Dicho esto, y camentando que voi un poco «escontra corriente», quiero dicir, y digo, que la llibertá d’espresión tien de tener unes llendes. Yo atalanto la llibertá d’espresión como la obligación moral de poder dicir (o escribir) en tou momentu lo que se piensa, ensin que naide te lo impida. La llibertá de poder criticar, opinar o contradecir al pensamientu oficial, o mayoritariu, ensin tener que pagar un preciu por ello. D’ehí que los rexímenes dictatoriales, lo primero que faen cuando garren el poder, ye torgar la llibertá d’espresión porque nun quieren que naide-yos lleve la contraria, nin-yos critique les sos decisiones.

Ensin embargu, agora ta mui de moda apelar a una llamada «llibertá d’espresión» pa dicir lo que venga en gana, ensin tener por ello nenguna responsabilidá. N’insultar, mentir, difamar o atacar a la vida privada de les persones, o instituciones, abellugándose nun supuestu drechu d’inviolabilidá personal. Suel dicise que l’afectáu siempre pue acudir a los tribunales, que pa eso tán, pero eso nun ye tan fácil. Lleva unos trámites llentos, hai que gastar unes perres, y dedica-y un tiempu y unes enerxíes que, amás, en casu de facelo xente con poder (prensa, administración, etc.) lleves siempre les de perder… anque al final ganes.

Poro, resúltame del too gratuito, asoleyar unes caricatures o unos vidios insultantes pa coles creencies de determinaes persones, acoyéndose a esi supuestu drechu que da la llibertá d’espresión. Nidiamente, la rempuesta d’eses persones ye, más qu’escesiva, criminal, pero eso nun valida los insultos. Recuerdo que de neños, cuasi siempre qu’había una pelea, yera porque un de los contendientes mentaba, de forma insultante, a la madre del otru. Esi yera un tema «sagráu». Podíen dicir de ti lo que quixeren, pero que nun se metieran con to madre. Ya sé que nun ye lo mesmo, pero hai qu’entender que determinaos temes son, pa determinaes persones, motivu de griesca segura, y paez de faltosos sacar el tema, sabiendo los resultaos, y queriendo amparase pa ello en nenguna llibertá d’espresión.

Dalgunos paises musulmanes, o musulmanes en xeneral, tienen coses abondo criticables (tamién nosotros, claro), y creo que ye bono, xusto y necesario que lo faigamos: La situación social y política de la muyer, l’aplicación de determinaes costumes bárbares nel castigu a dalgunos delitos, la mesta de relixón y política na direición del país… y munches otres que podíemos recatafilar. Podemos criticar eso, ehí sí, en defensa de la llibertá d’espresión, y si por ello dalguién quixere tomar represalies, deberíemos apechugar con elles y reclamar esi drechu p’enriba de too. Pero paezme una faltosada, innecesaria, superflua y peligrosa, facer chistes mentando  «la madre» d’otros, y apelando pa ello a la llibertá d’espresión. Y muncho menos a un ciertu «sentíu del humor» que, cada cual, atalanta d’una manera distinta. Por too ello, hai que condenar l’usu de la fuerza y la violencia per parte d’esos grupos de musulmanes, pero vamos dexar lo de la llibertá d’espresión pa coses más series.