close
Lo qu’habría que pidir a una sentencia.

Lo qu’habría que pidir a una sentencia.

2017-02-24666Visitas

A una sentencia, cualquiera y en cualquier casu, lo primero qu’hai que-y pidir ye que s’axuste a Derechu. Ye dicir, que la pena a la qu’hai que condenar a los culpables (que ya nun son presuntos) tenga’l so reflexu na llei que se-y aplique. Nun pue condenase a naide ensin la demostración de qu’incumplieron ésta o áquella llei. Y una vez demostrao, aplica-y la pena qu’esi fechu conlleva.

Pero asocede, en munchos casos, qu’esi comportamientu esclusivamente xurídicu modifícase en función a otros parámetros, a otros fautores que yá nun son xuríricos, sinón sociales o políticos. Ye, por exemplu, el casu esi que sentimos munches veces de fechos que xeneren «alarma social». Esi elementu, el de «l’alarma social», ¿quién lu decide? ¿En qué casos s’aplica y en qué otros non? Cuando unos titiriteros fueron acusaos d’enaltecimientu del terrorismu, detuviéronlos porque aquello creare una «alarma social». Lo mesmo con otros casos que toos recordamos y que, pol revuelu que xeneren, polo que suponen de quebrantamientu social, aplíquense-yos unes midíes que van más bien a calmar a la llamada «opinión pública».

Hai otru fautor extra-xurídicu que tamién pue aplicase, en casos que’l quebrantamientu seya por persones que debieren dar exemplu al restu la sociedá. Persones que  pol cargu qu’ocupen, poles sos circunstancies personales, tendríen de ser un modelu pa toos nosotros. Nun ye igual que fiendan la llei ellos, qu’un «chorizu» que pasaba pela cai. Ye lo que vien a llamase la exemplaridá.

Nun sé, quiero creyer que sí, qu’al señor Urdangarín (y a la so señora esposa) yos aplicaron xustamente la llei, en rellación a los delitos que cometieron. Pero nun cabe dulda de qu’ésti ye un de los casos en que meyor taría aplicada tanto «l’alarma social», como la «exemplaridá». Por ello, el señor Urdangarín, y al marxe d’otres consideraciones llegales, debiere ingresar na cárcel n’espera del dictame del Supremu o, cuando menos, pone-y una importante fianza y la obligación d’esperar a esi dictame nel país nel que se lu xulga.

Si con esta sentencia la xusticia, fiscales, abogaos y xueces, la clas política dirixente, o la propia Casa Real quixeron face-y un favor al cuñáu del Rei, abúltame que’l tiru salió-yos pola culata. Lo que supunxo daveres fue un descreditu pa toos ellos. Y de rebote, pa la propia democracia. La reaición de la xente, de tola xente, nun ye sólo d’alarma social, ye tamién d’alarma política.