close
L’últimu dinosauriu

L’últimu dinosauriu

2012-01-16FragaFrancoRidruejo342Visitas

fragaCola muerte de Manuel Fraga Iribarne, esapaez l’últimu gran dinosauriu del franquismu. Igual entovía queda perehí dalgún pequeñu «velocirraptor», pero los «tyranosaurios» del réximen del dictador tán toos esmucíos. Tola prensa d’actualidá entaína estos díes a facer semblances, biografíes, balances y xuicios de «don Manuel», como solíen llamalu familiarmente. Quiciabis tenga de pasar dalgún tiempu pa que la so figura personal y, penriba de too, política seya a columbrase con xusticia. O seya, habrá que dexar a los historiadores del futuru que lu asitien nel llugar históricu que-y correspuenda. 60 años de vida política y más de 90 llibros escritos ye un material que desixe tiempu y distancia d’analizar.

Esto nun elimina la oportunidá d’un xuiciu rápidu a los que pasamos gran parte de la nuestra vida coincidiendo colafranco111 suya. Un xuiciu que nel mio casu, llamentablemente, nun pue ser positivu. Manuel Fraga fue a lo llargo munchos años y en mui estremaos puestos, un collaborador del Dictador. Un Dictador que, nun lo escaezamos nunca, entró coles manes manchaes de sangre y marchó pal otru mundu d’igual manera. Un Dictador que se llevantó escontra’l réxime llegal de la II República, somorguiando a España nunos años d’oprobiu onde s’anularon los Derechos Humanos y les llibertaes públiques y privaes.

Ye verdá que Fraga fue un ministru «aperturista». Ye dicir, qu’intentó dende dientro «abrir» al llamáu Movimientu a la sociedá que diba cambiando. Pero eso nun lu absuelve de la participación, por aición u omisión, de toles barbaridaes cometíes pol réxime franquista. Seguro que tamién nos gobiernos de Hitler o Mussolini hubo dalguna «cara amable» y aperturista, pero la collaboración con crueles dictadores como ellos, al nivel que fuere, allúgalos nel mesmu planu que’l suyu. Casos hubo, nel réxime del Xeneral Franco, en que xente más o menos defraudada pol rumbu que llevaba too aquello, se separtaron d’él y pasaron a una oposición más o menos frontal: Dionisio Ridruejo, Joaquín Ruiz Jimenez… Fraga non. Participó hasta’l final d’aquel sistema inhumanu qu’aplastó cualquier disidencia y suspendió durante 40 años los mínimos derechos y llibertaes.

dionisio_ridruejoTamién ye verdá que, de magar la muerte del Dictador, Fraga fue averándose cada vuelta más a unes posiciones democratizadores, facilitando con ello una transición pacífica. Equí xugó un papel importante, faciendo de frenu a unos militares con un aquello «golpista», y a unes postures polítiques, encarnaes por Blas Piñar y los restos del Movimientu. Fraga llogró atropar a les dereches que nun s’oponién a una mínima evolución, y marxinó a los «irreductibles» facilitando, repito, el pasu a la democracia. Esi ye un haber qu’hai que-y reconocer a la hora d’esi balance que la Historia-y fadrá. Con eso y con too, nunca nun renunció al so pasáu franquista y, por muncho que allabemos la so sinceridá (otros munchos quixeron cambiar la so propia historia) nun-y lo podemos perdonar.

Y esto ye lo que se m’ocurre agora cuando, echando un migayu la vista atrás, véome participando en protestes antifranquistes mientres oyíamos dicir pela radio que «la calle yera suya». Costó trabayu, pero consiguimos quitá-yla.