close
Manolo d’España

Manolo d’España

2013-10-24Manolo Escobar561Visitas

Manolo EScobarHai persones que paecen incombustibles, qu’eso de la muerte nunca va a algamalos. Y non pola so edá, que nun tien por qué ser muncha, sinón porque lleven ente nós «toa una vida». Manolo Escobar yera un d’ellos. 82 años nun son demasiaos pa los tiempos que cuerren, pero ye que tengo recuerdu d’él dende la mio neñez, cuando yera figura de la radio y, llueu, de la televisión franquista. Tol mundu diz, y de xuro que ye verdá, que Manolo yera una bona persona, familiar, amigu de tol mundu, etc. Quiciás ye, entós, que lu identifico con una dómina de fascismu y represión, na que mientres munchos amigos visitaben la cárcel, sentíeslu a él cantar el «Porompompero«, o a aquel carru y que-y apañaron mientres dormía. Tolos Años Vieyos, depués del discursu del Dictador, teníes qu’aguantar aquelles fiestes artificioses nes que Manolo Escobar, y Raphael y Lola Flores, y otros munchos facíen gala d’un patrioterismu de cartón que me repunaba infinitamente. La culpa, de xuro, nun yera d’él, que trabayaría no que podía, sinón de la utilización que de la so figura facíen los ministros del Réxime. Porque, agora nun val negalo, Escobar fue un de los «iconos» del Réxime franquista.Él (y dellos otros) encarnaba la visión que la Dictadura quería dar d’España: machista, españolista, de folklore barato, de 25 años de Paz y equí nun hai problemes que son coses del comunismu internacional. Poro, lo de menos ye que Manolo fuere, personalmente, meyor o peor, que seguro que yera meyor. Nun sé si él yera consciente de too esto, pero tenía que selo. Y hubo un momentu históricu en que creo que yá nun pudo mirar pa otru llau. Fue cuando en 1975 el Rexime fusiló a los tres miembros del FRAP y a los dos d’ETA, col rechazu internacional. Y (creo que fue nesa circunstancia) el compositor belga Leo Caerts prohibió que se cantara la so canción «Y viva España«, el mayor ésitu de Manolo Escobar en cuantes a discos vendíos. Si hasta esi momentu nun fuere consciente de lo que pasaba, ehí pudo facese una idea. ¿Fue asina? Si lo fue, nun consta. En fin, como diz un amigu míu, «coses vieyes». Agora llegó-y el turnu a él: Habrá manifestación popular de duelu, la xente ye asina.