close

Rosa

2013-07-26513Visitas

El dolor pola muerte d’una persona va acordies cola distancia física y sentimental. Si un tren descarrila en China y muerren 80 persones, nun ye más qu’una cifra nun periódicu. Si el socesu ocurre en Galicia, la cosa ya nos apavoria más y nos fai reflexonar y sentilo como dalgo nuestro. Pero si el ser que pierdes tres llarga enfermedá, unu solu, ye la to hermana, el sentimientu afuéganos.

Rosa yera la meyor de los cuatro. De toles sos cualidaes destacaría dos penriba de toes: tenía un gran corazón y yera una persona enormemente orixinal. Pol so gran corazón yera querida por toos: primero padres, llueu fíos, hermanos, amigos… tolos que la conocieron. Pero, amás, Rosa yera inimitable. Cuando una persona nun se paez a naide, ye dafechamente orixinal, suel dicise que con ella «rompióse’l molde». Con Rosa rompióse dafechu. Pintora, escritora, guionista, dexa un puñáu de perguapos cuentos que dalgún día habrá que publicar. Y la so atraición al esoterismu, a la astroloxía, a les coses que nun son d’esti mundu, facíala enormemente atrautiva inclusive pa los que nun creemos nelles. Yo nun creo n’astroloxía, pero creyía no que me dicía Rosa, y amás siempre m’acertaba. Si ya lo sé, pero yera asina. Por ello, siento muncho les muertes en cualquier parte del mundu, les de Galicia, claro. Pero güei el mio mundu ye un poco más probe, un poco más triste porque nun ta Rosa. Les sos cenices confundiéronse coles agües, güei tranquiles, del Cantábricu. Too queda en casa.