close
Siete homes ensin piedá

Siete homes ensin piedá

2012-02-17Sentencia Garzón411Visitas

12hombressinpiedadcine-300aEl títulu del comentariu vien d’aquella gran película/obra de teatru titulada: «Doce hombres sin piedad», en qu’un xuráu popular delibera al rodiu d’un rapaz acusáu de matar a so padre. Once de los xuraos considérenlu culpable y namás ún inocente. A ver quién ye a convencer a quién.

Nun ye ésti el casu del Tribunal Supremu que xulgó al xuez Garzón. Equí la culpabilidá del «reu» aprobóse por unanimidá. Como yá dixi en dalgún otru comentariu anterior (y ye que nun había que ser mui llistu), la sentencia taba cantada. Una gran parte de la xudicatura, sofitada por otra parte importante de la prensa «canellesca»; el gobiernu del PP, con un partíu enllamuergáu nel casu Gürtel; los antiguos resentíos del PSOE pol casu de los GAL, como esa Margaritina Robles y dellos otros envidiosos de a pie, teníen-yla xurada y persabíase que en dalgún de los casos que-y teníen abiertos diben a masacralu. Pa ello texeron un triángulu d’acusaciones (y de xuro que teníen otres na recamara) por una cosa tan difícil de probar como ye la «prevaricación», pues nun se trata sólo de saltase una norma, sinón qu’hai que facelo «a sabiendes» d’ello. Como dicimos perequí: «a posta». Y asina hai xueces que se saltaron normes, anuláronse los procedimientos, y santes pascues. Nun pasó nada más. Pero con Garzón «había que facer un escarmientu» . Como dixo ún d’ellos, había que finar coles «garzonaes». A la fin escoyeron l’acusación más fácil, porque lo de los crímenes del franquismu diba a ser un campanazu internacional y un gran desprestixu, y lo del Santander nun se tenía en pie, como se vio inmediatamentegarzon1 depués. Nun ye que Garzón seya santu de la mio devoción, col so afán d’estrellatu, pero tien tantos méritos axuntaos y la cosa fue tan burda que pierde ún la poca consideración que yá-y tenía a la xudicatura.

 Cosa aparte ye esa barbaridá cola qu’agora los xueces quieren facenos tragar: Que nun se pue criticar al Tribunal Supremu, como si fuere d’orixe divinu,  y que les sentencies hay que les respetar. Non, amigos, les sentencies hai que les acatar, que ye distinto que respetar cuando ún cree que nun son respetables. Lo mesmo qu’esa babayada de que, en democracia, toles opiniones son respetables. D’eso nada. La democracia lo que garantiza ye que toles opiniones puedan emitise, pero non que toes seyan respetables. ¿O ye que si ún diz que Franco fue un santu eso hai que lo respetar? Sigamos, pues, faciendo crítica sana de les sentencies xudiciales cuando camentemos que seyan criticables persabiendo, amás, que’l llamáu Poder Xudicial ye l’únicu de los poderes del EStáu que nun ye elexíu polos ciudadanos, como asocede colos otros dos. Y menos agora, col decretu de Gallardón que dexa en manes de los propios xueces los nomamientos, como si se tratare d’un colexu profesional. ¡Cómo pa nun poder criticalos!